Publicación de la Asociación Europeos

Cruz del Mérito de Alemania

Vicente Riesgo, presidente ejecutivo de la Academia Española de Formación

Redacción.

Cruz del Mérito de Alemania

El presidente federal de Alemania, Joachim Gauck, ha concedido a Vicente Riesgo Alonso la Cruz del Mérito en Banda de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania. La distinción le fue impuesta el pasado martes 17 de marzo en un acto solemne que se celebró en Siegburg, cerca de Bonn, ciudad en la que reside el condecorado. La Orden del Mérito, creada en 1951, representa el más alto reconocimiento que concede la República Federal de Alemania por méritos en favor del bien común

 

 

Vicente es licenciado en Sociología por la Universidad de Bonn y un experto en migraciones. Gran parte de su vida la ha dedicado a apoyar a los inmigrantes españoles en Alemania, país al que lleó en los años setenta del pasado siglo. Participa en diversos organismos asesores del Gobierno Federal alemán en temas de política migratoria y de integración.

Desde 1990 es asesor técnico de la Confederación de Asociaciones Españolas de Padres de Familia en la R. F. de Alemania y desde 1994 presidente de la Academia Española de Formación (AEF). Además, es miembro de la Asociación Europeos (ASE) en muchas de cuyas asambleas ha participado y es, también, uno de los principales colaboradores de Ventana Europea. Todas estas organizaciones se congratulan y consideran como propio este reconocimiento de la República Federal de Alemania a la labor desarrollada por Vicente.

 

 

Tras la ceremonia, Vicente reconoció sentir satisfacción y alegría por este honor que, aunque se conceda a título individual, premia el trabajo de más 40 años de muchos colectivos que, junto a otras instituciones de la sociedad civil alemana, construyeron el camino para una sociedad más abierta y tolerante. Y dedicó unas palabras a las nuevas generaciones de emigrantes, animándoles a descubrir Alemania como un país de grandes oportunidades y a participar en la sociedad. “En la vida aislada, en guetos físicos o digitales, no conseguimos mucho. Hay que salir e implicarse en la vida real. En la medida en que uno se implica enriquece su vida, su entorno, su familia y su comunidad. Por eso animo a que se organicen y participen en la sociedad”.

 

 

En una entrevista concedida a La Nueva España señalaba, entre otras cosas, que “el gran desafío de la inmigración son las segundas generaciones. Ellas van a decir si la integración se ha realizado con éxito o no. Quizá España vive ocupada por los problemas diarios de la inmigración, pero no prestamos atención a lo realmente importante. La heterogeneidad en las aulas será algo cotidiano y se necesitarán profesores que entiendan esta diversidad”.

Es interesante resaltar que en el año 2008 también le fue concedida esta distinción a su esposa, María Luisa Criado, secretaria de la Confederación Europea de Asociaciones de Padres de Familia, en reconocimiento a su labor en pro de la integración de las familias españolas en la sociedad alemana y la educación de los niños y jóvenes españoles hijos de emigrantes.