Publicación de la Asociación Europeos

Alemania agiliza la homologación de títulos por ley

Alemania agiliza la homologación de títulos por ley

Unos trescientos mil inmigrantes que residen legalmente en Alemania no pueden trabajar en sus profesiones y se ven obligados a realizar trabajos muy por debajo de sus competencias, ya que hasta ahora estas no les habían sido reconocidas por faltaba de una reglamentación para la evaluación de títulos adquiridos en otros países, tanto los profesionales como los universitarios. El proceso de homologación podía prolongarse por años, por lo que muchos solicitantes desistían antes de conseguirla. Así, no es extraño encontrarse con médicos o ingenieros de países no europeos que  trabajan de taxistas o camareros, mientras hospitales y empresas alemanas necesitan urgentemente personal con esa cualificación.

Para mejorar esa situación, el Gobierno alemán elaboró un proyecto de ley, “Anerkennugsgesetz”, que permitirá a los extranjeros de cualquier país del mundo homologar sus títulos en corto tiempo. Se prevé para ello un periodo de tres meses a partir del momento en que hayan presentado toda la documentación exigida para tramitar el expediente. Dicha reglamentación ya está vigente para los ciudadanos de la Unión Europea.

Pendiente de la aprobación del Parlamento
El proyecto de ley para el reconocimiento de títulos profesionales adquiridos fuera de Alemania fue presentado en primera lectura ante el Parlamento, “Bundestag”, el 1 de julio de 2011, para ser analizado por el Consejo de Ministros antes de su aprobación definitiva. La finalidad de la ley es contrarrestar la falta de profesionales especializados y hacer atractiva la oferta de puestos de trabajo para inmigrantes con las titulaciones que más se demandan, como ingenieros, informáticos, profesores, médicos o personal sanitario, ofreciéndoles la seguridad de que sus profesiones serán reconocidas y de que podrán ejercerlas con éxito. La ciudadanía no será un obstáculo para los que quieran trabajar en la República Federal Alemana-RFA; en cambio, los conocimientos del idioma juegan un papel importante, y aunque no influyen para la homologación de títulos, sí para encontrar trabajo.
Prioritariamente, los responsables en el Gobierno quieren eliminar barreras y activar el potencial de los profesionales extranjeros que ya residen en el país, reconociéndoles su formación y ofreciéndoles nuevas perspectivas.

El reconocimiento no es automático
Según las directrices del Parlamento Europeo y del Consejo europeos de 2005 para el reconocimiento de títulos profesionales y universitarios en los países miembros de la Unión, la homologación de un título necesita de un análisis propio, que determine si la profesión o titulación obtenida en otro país, puede considerarse equivalente a la misma profesión en el país de acogida, en cuanto a nivel de conocimientos y duración de la formación, o si, en caso de diferencias notorias, sería necesario una formación adicional para compensar las diferencias.
Los nacionales de los países miembros de la Unión Europea, o signatarios del Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo, que estén en posesión de un título acreditado para el ejercicio de una profesión en uno de los Estados miembros, pueden ejercer esa profesión en cualquiera de los países de la UE sin obstáculos. Pero el reconocimiento de la titulación no es automático, sino que hay que solicitar su homologación y presentar la documentación acreditativa de la misma en el país donde se quiera ejercer.
En Alemania, la solicitud debe dirigirse a las autoridades competentes del land correspondiente por residencia. Hasta ahora, las exigencias para el reconocimiento de títulos no son iguales en todos los länder, por lo que con la nueva ley se trata de cambiar las normas e igualar criterios, para que el reconocimiento de las diferentes profesiones se ajuste, dentro de lo posible, a las mismas reglas en todos los distritos federales y el proceso sea uniforme y transparente.
El procedimiento para el reconocimiento de 350 profesiones no reglamentadas también se contempla en el proyecto de ley, en el “Berufsqualifikationsfestellungsgesetz”, que por primera vez reconoce a los ciudadanos europeos y de terceros países el derecho a un análisis individual de la profesión no reglada ejercida en otro país, con el fin de evaluar sus conocimientos y compararlos con los criterios exigidos en la RFA para poder practicarla.

Necesidad de información
Los responsables en el Gobierno reconocen que la información referente a la convalidación de titulaciones en Alemania es insuficiente y que necesita mejorarse, por lo que se han diseñado medidas que permitan a los interesados el acceso fácil a información competente desde el primer momento. Las medidas planeadas para ello son: el mantenimiento de una página en internet con informaciones básicas, una línea de teléfono directa, material informativo en diferentes lenguas y centros de asesoramiento regionales. Las solicitudes deben dirigirse a las instituciones correspondientes de los länder; en el caso de profesionales de la enseñanza, éstos deben dirigir su solicitud al Senado a Berlín, “Senatsverwaltung für Bildung, Wissenschaft und Forschung” y para otras profesiones la solicitud se presentará en la Cámara de Industria y Comercio (IHK) o en los centros regionales con competencia para el desarrollo de la nueva ley.

Política de bienvenida
Los esfuerzos del Gobierno alemán por crear una “política de bienvenida”, como califica las medidas tomadas para atraer a profesionales extranjeros, se comprenden. La situación demográfica y el hecho de que cada vez lleguen menos inmigrantes al país, en relación con el número de habitantes, según el informe sobre migraciones de la OCDE del 12 de julio de 2011, preocupan a la industria, que a causa del actual resurgimiento económico no encuentra en el país suficiente personal altamente cualificado para mantener la producción, lo que está ocasionando pérdidas, no solo a los industriales sino también al país. La situación obliga, para cubrir ese déficit, a buscar profesionales dentro y fuera del espacio económico europeo, pero éstos prefieren, en muchos casos, irse al Reino Unido, a los EE.UU. o Canadá.
En los últimos meses se nota un aumento e inmigrantes de los países comunitarios del este de Europa, sobre todo polacos y rumanos, aunque en mucho menor medida de lo que se esperaba a partir del pasado 1 de mayo, en que Alemania abrió las puertas al mercado laboral para profesionales de esos países.

Rol de los estudiantes
A la solución del problema están colaborando, indirectamente, las universidades alemanas, que actualmente ejercen un gran atractivo para estudiantes de todo el mundo, los cuales tienen un rol cada vez más importante en el mercado laboral alemán. Para que estos estudiantes, que al terminar su formación permanezcan en Alemania, los länder les permiten ya buscar trabajo durante los estudios y, tras la titulación, ejercer sus profesiones. En 2009 llegaron sesenta mil estudiantes a la RFA, el número más alto jamás registrado; uno de cada cuatro de ellos permanecerá en el país, según el estudio de la OCDE.

BREVEMENTE

El nuevo Consejo Federal de Integración

Alemania tiene ahora un nuevo Consejo Federal para la Integración (ver páginas 28 y 29), que comenzó su trabajo el 23 de mayo de 2011 en Berlín. Treinta y dos personas que representan a prácticamente todos los sectores de la sociedad, se reunirán dos o tres veces al año para aconsejar a la ministra responsable de la Oficina Federal de Migraciones y Refugiados, Maria Böhmer, sobre temas relevantes para la mejor integración de inmigrantes en la sociedad alemana. La Confederación de Asociaciones de Padres de Familia en la República Federal alemana es uno de los miembros de asesoramiento designados para ese Consejo, a cuya formación habían precedido cuatro Cumbres de Integración en la capital alemana.