Publicación de la Asociación Europeos

La caridad al servicio de los migrantes

Tesis doctoral de José Magaña, subdirector de Ventana

La caridad al servicio de los migrantes

La Universidad Pontificia de Salamanca ha publicado la tesis doctoral de José Magaña Romera, subdirector de Ventana Europea. El libro (“La caridad al servicio de los migrantes. El Obispo Scalabrini pionero de la pastoral de la movilidad”), corresponde a la investigación defendida en noviembre de 2011 como tesis doctoral en teología pastoral en dicha universidad. Obtuvo la máxima calificación y la distinción de ‘premio extraordinario de doctorado 2011-2012’. Tanto es así que, en pocos meses, la primera edición está a punto de agotarse.

El autor describe la obra de un pionero de la pastoral de migraciones en el siglo XIX: el obispo Juan Bautista Scalabrini (1836-1905). La presenta como ‘figura social de caridad’ –un instrumento metodológico que permite articular teología e historia como ciencias– para abordar la historia del personaje marcada por el fenómeno de los flujos migratorios. La metodología se basa en una interrelación de historia y teología. José Magaña escoge y dibuja, con amplitud de datos, la trayectoria personal que vivió el beato Scalabrini y la dinámica socio-eclesial que generó su obra.
El empeño del estudio es desvelar la ‘figura social de caridad’, que alimenta el obispo Scalabrini con su obra. Con ello pretende mostrar también cómo esa figura social de caridad contribuye a perfilar el auténtico rostro de la Iglesia y el de un nuevo paradigma social. Las migraciones aparecen como un fenómeno humano y social de tal dimensión que constituyen uno de los más importantes desafíos al futuro de la familia humana. Son un factor importante en la configuración del mundo global que se está gestando.
José Magaña reivindica, en el libro, la necesaria recuperación de la virtud de la caridad. La experiencia de Scalabrini es ejemplar también en ese sentido. La historia de ‘la caridad’ y el Espíritu que la invade se hacen presentes en la persona del beato Scalabrini como “figura social de caridad”. La vivencia evangélica impulsada por la caridad le lleva a actuar a favor del prójimo necesitado más allá de cualquier ideologización. Y la integralidad de su fe, vivida desde la caridad, le hace chocar con los integrismos y actitudes intransigentes que le rodearon.
En tiempo de Scalabrini no se hablaba de ‘eclesiología de comunión’. Pero eso no impide que el amor divino, eclesialmente experimentado, se constate como la ‘virtus’, como la fuerza motora, que de forma ejemplar ha impulsado e impulsa la vida de muchos cristianos a lo largo de la historia en favor del prójimo más necesitado. El autor, desde el estudio del personaje, muestra que la dimensión social de la fe es una exigencia de la comunión en la Iglesia y esta una consecuencia de la comunión trinitaria. Es la participación en la vida de Dios, única en la diversidad de las tres personas, unidas y relacionadas por el amor de un “Dios comunión”.
En el libro aparece cómo el desarrollo de la pastoral de migraciones desvela la contribución de la fuerza transformadora de la caridad para la renovación eclesial y social. La vida y obra del obispo de Piacenza enriquecen también la aportación de la Iglesia a la sociedad en la que se ubica. Su acción pastoral manifiesta que la Iglesia es más que una empresa de servicios sociales. La caridad no se limita a la profesionalidad en el ejercicio de la acción social. Lo importante para los agentes es la motivación de su acción socio–caritativa. Por eso se impone una profundización en la reflexión teológica sobre la esencia de la caridad. La caridad es la forma de ser de Dios y, por lo mismo, el fundamento de la vida de la Iglesia, su alma.
El desarrollo de las obras scalabrinianas y los datos históricos presentados sirven al autor para lo más importante de sus capítulos: la profundización de una reflexión sobre la hondura de la caridad y sus distintos ‘nombres’, manifestaciones, efectos…, a partir del escenario imprescindible de la movilidad humana. Las migraciones siguen siendo hoy uno de los factores que están configurando un futuro distinto al que la Iglesia tiene que responder. La Instrucción Erga Migrantes Caritas Christi afirma que las migraciones son un ‘signo de los tiempos muy importante’. Este trabajo aporta un argumento más para ratificar que las migraciones, en estos momentos de cambio profundo, son un signo de los tiempos y un lugar teológico fecundo.