Seleccionar página

VENTANA EUROPEA

De aquí venimos y así somos

 

El 14 de mayo de 1991 se celebró en la sede de la Misión católica de París, lugar de hospitalidad y acogida para migrantes y refugiados españoles durante más de 100 años, junto a otros similares en Europa, la Asamblea de constitución de la Asociación Europeos (ASE) como soporte civil para su misión fundamental de apoyo a la revista VENTANA EUROPEA. Esta finalidad se unía a otras, entre ellas la ayuda y promoción “para” y “entre” los emigrantes de habla española. Un reunión que fue continuación de la que en 18 de octubre de 1990, se celebró en Bruselas, capital de la Europa comunitaria, en el contexto del IV encuentro de Responsables de las Misiones Católicas Españolas de Europa. Animando esta labor desde los comienzos está D. José Sánchez, el obispo “migrante”, quien precisamente fue nombrado obispo de Sigüenza-Guadalajara  ese año de 1991. Y que en 2011 recibió la Medalla de Honor a la Emigración concedida por el Ministerio de Trabajo e Inmigración por su labor con los emigrantes y en él a la labor de la Iglesia Española al respecto.

Ventana Europea es una revista pensada para los emigrantes hispanohablantes en Europa. Se centra tanto en migrantes de habla española como en retornados y en promover la conciencia y sensibilización social ante todo el fenómeno migratorio. Tiene entre sus fines: promover e impulsar la integración europea de los colectivos de lengua española residentes en Europa, defender los derechos de los inmigrantes, refugiados, desplazados, solicitantes de asilo y otros colectivos de la movilidad humana. Y promover la cooperación internacional al desarrollo, trabajando en la formación de la conciencia ciudadana desde los principios del humanismo cristiano y la doctrina social de la Iglesia.

El nacimiento de la revista configuró el “quiénes somos”. Se produjo cuando Europa se va reforzando como proyecto y realidad,  tras la caída, el año anterior, del muro de Berlín y con Alemania reunificada. Esta nueva situación en Europa animaba a las Misiones Católicas españolas de Alemania, Bélgica, España, Francia, Holanda, Inglaterra, Luxemburgo y Suiza a la creación de esta revista como su proyecto comunitario internacional de comunicación escrita. Una revista dirigida, fundamentalmente, a los emigrantes españoles en Europa.  Más tarde se enfocaría también a los emigrantes de habla hispana dada su gran presencia en el Viejo Continente y su imprescindible aportación.

El poema de Luis Cernuda titulado “1936” se abre con el verso: «Recuérdalo tú, recuérdalo a otros». Es un homenaje a todos aquellos que luchan por un ideal, un canto en defensa de la dignidad del hombre y un recordatorio de que solo la memoria del pasado, frente al olvido y la mentira, nos hará seguir avanzando. Ventana Europea nació para recordar a otros los valores de la migraciones . Era la última “rara avis” de las revistas dedicadas a los emigrantes impresa en papel después de que Carta de España, la revista del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones deviniera digital en 2019. De alguna manera era cuestión de tiempo nuestro cambio a dicho soporte digital .

Con esa idea seguimos. Tras 122 números en papel con el apoyo de Art&Press y con colaboradores y redactores de variadas nacionalidades europeas e hispanoamericanas, que tiene una  gran experiencia en la migraciones, o provienen de su docencia universitaria, o pastoral, dirigidos magníficamente en su momento y por mucho tiempo por José Antonio Arzoz. Ahora nos apoyamos en las redes  digitales que nos facilitan hoy día el complejo mundo de interconexión. Somos conscientes del salto que esto supone. Porque Internet es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación mucho más complejo, de interacción y de organización social. Las nuevas redes sociales de hoy día pueden convertir nuestra VENTANA EUROPEA el lugar donde se asomen las realidades de los migrantes de habla española  al mundo. Porque a través de ellas expresamos lo que queremos y mostramos lo que queremos que otros vean. En este caso los fines, los objetivos, la misión y los valores de las migraciones, y el sacrificio y el aporte a la cohesión social que hicieron y hacen, tantos migrantes de origen español e hispanohablante. Llegando a más gente.

Sin embargo, conectarse no es, en modo alguno, equivalente a comunicarse. Lo sabemos. Por eso el soporte principal de lo que intentamos estará en el trabajo de cercanía y afecto con los migrantes. Con las personas mismas. Sirviéndoles. Creemos que las redes sociales constituyen un instrumento que, utilizado adecuadamente, puede favorecer la socialización y a contribuir a estrechar los lazos de pertenencia a un grupo poliédrico . Con ellas también se puede extender nuestro trabajo con otros para acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes, por utilizar los cuatro verbos del papa Francisco sobre las migraciones. Deseamos y esperamos que se logre mantener esta revista digital que podrá continuar el recuerdo y el sueño de un futuro mejor para los migrantes, aquellos a quienes la sociedad española y mundial tanto debe.

Muchas de las misiones que promovieron esta revista recibieron la medalla de la emigración española. Su grabado tiene dos manos y, entre ellas, la figura de una paloma y la inscripción «Honor de la Emigración». En el reverso puede leerse esa inscripción «Olor a tierra ausente, a perfume de luz», frase de D. Miguel de Unamuno. Frase grabada en la medalla… y en el corazón. Ventana Europea quiere seguir recordando ese olor. Porque se vuelve a poner sobre el tapete la gran riqueza de una identidad enriquecida, cuando se mantiene bien la cultura de origen y se comprende complementada por la cultura de destino. O viceversa. Al fin y al cabo, el cielo, la luz, la primavera, la tierra… todo nos nutre en la Casa Común para quien sabe vivir agradecido sin poner exclusiones ni fronteras. Además del olor de otros cielos hispanohablantes  que ahora recogemos, Ventana Europea “huele a cielo de España,  olor de la luz del sur, al cielo de mis sueños;  sueños de la juventud! ¡Olor a primavera, a verdura en azul, olor a tierra ausente, a perfume de luz!”, que decía D. Miguel de Unamuno.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies