Seleccionar página

Ventana Europea se abre a la era digital cuando en Europa suenan tambores de guerra

La historia de Ventana Europea es la historia de un sueño colectivo, de un trabajo en equipo y de un servicio de las Misiones Católicas de Lengua Española en Europa al mundo de la emigración. La revista nació para dar voz a los emigrantes y al trabajo de los misioneros en Europa y así lo ha hecho durante décadas. Hasta ahora fue una “voz de papel” y desde ahora quiere ser una “voz digital” para llegar más lejos y más rápido. El tiempo corre para todos y para todo y la tecnología vino para mejorar nuestros sistemas de comunicación. En digital, lo mismo que en papel, Ventana Europea será fiel a sus objetivos fundacionales porque las migraciones y la movilidad poblacional no son algo del pasado sino que tienen plena actualidad y según las previsiones irán a más, con la amenaza constante del racismo y la xenofobia a las que hay que combatir porque van contra todos los derechos humanos y divinos. “El racismo es un virus que muta fácilmente y en lugar de desparecer se disimula, pero siempre está al acecho” (FT n. 97).

La revista nació al final de la “guerra fría” y empieza una nueva etapa cuando surge otra “guerra fría”, con riesgo de convertirse en “guerra caliente” a tenor de lo que está sucediendo en la frontera entre Rusia y Ucrania. Se trata de una lucha tecnológica y estratégica entre dos superpotencias militares: Rusia y EE.UU. en suelo europeo. Esperamos y deseamos que la solución al conflicto creado sea por vía diplomática y no por medio de una “guerra caliente”, pero en cualquier caso esta tensión conducirá a un rearme militar mundial con todo lo que eso significa. El papa Francisco en su encíclica Fratelli Tutti dice: “Hay quienes buscan soluciones en la guerra, que frecuentemente se nutre de la perversión de las relaciones hegemónicas, de abusos de poder, del miedo al otro y a la diferencia vista como un obstáculo. La guerra no es un fantasma del pasado, sino que se ha convertido en una amenaza constante. El mundo está encontrando cada vez más dificultad en el lento camino de la paz que había emprendido y que comenzaba a dar algunos frutos. Nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien. Hoy es muy difícil hablar de una posible “guerra justa”. ¡Nunca más a la guerra!” (FT n. 256-258).

¿Dónde quedó el sueño del desarme global para evitar males mayores?, ¿quién ahogó el grito de “no a la guerra” lanzado a los cuatro viento después de la Segunda Guerra Mundial? ¿dónde está el eslogan callejero de “menos armamento y más alimentos”. En 2020, en plena euforia de la Covid-19, el gasto mundial armamentístico aumento un 2,6 por ciento alcanzando la astronómica cifra de 1,98 billones de dólares. EE.UU. es el país fue en cabeza con 778.000 millones de dólares (39 por ciento del gasto militar del mundo), seguido de China (252.000 millones), India (72.000 millones) y Rusia (61.700 millones).

No hay que olvidar que las guerras son una de las causas de los movimientos migratorios y Ventana Europea quiere hacer realidad la propuesta del papa Francisco: “La Iglesia católica está llamada a salir a las calles de las periferias existenciales para curar al que está herido y buscar a quien está, sin prejuicios ni miedos, sin proselitismo, pero dispuesta a ensanchar el espacio de su tienda para coger a todos. Entre los habitantes de la periferias encontraremos a muchos emigrantes y refugiados, desplazados y víctimas de la trata, a quienes el Señor quiere manifestarles su amor y que se les anuncie la salvación” (Papa Francisco).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies