Seleccionar página

Europa: reinventar la política y las instituciones para salir de la crisis

Esta Europa mía, esta Europa tuya, esta Europa nuestra está en crisis. Crisis económica y crisis de valores. La propia democracia está en crisis. Hay que salvar a la democracia y también a Europa porque en ambas causas nos jugamos mucho. En la sociedad se acusa un creciente desinterés por la política tal y como se está llevando a cabo (las encuestas así lo revelan) y mucha gente con vocación de servicio público ha orientado su trabajo hacia espacios y organizaciones que no tienen que ver con la política de los partidos tradicionales. La cultura del individualismo y del hedonismo nos ha llevado a preocuparnos de nosotros mismos dejando los asuntos públicos en manos de los profesionales de la política y no pocos de ellos nos han defraudado porque utilizaron la plataforma política para sus intereses personales o de partido. Los tribunales de justicia están llenos de casos de corrupción y malversación de fondos públicos. Es urgente regenerar la política y eso solo se consigue con políticos honestos que pongan el bien común por encima del bien particular. Esa es la esencia de la política y debe ser el compromiso de todo político que se precie.
Una gran parte (¿mayoría?) de los ciudadanos europeos piensa que las instituciones políticas que tenemos, tal y como funcionan en la actualidad, no nos representan adecuadamente porque se han burocratizado, desconectado de la ciudadanía y alejado de los grandes problemas de la sociedad. Quien manda en Europa (y en el mundo) son los “mercados” que imponen su ley caiga quien caiga y ya se sabe quiénes son los que caen primero y más hondo. Los políticos y las instituciones se muestran incapaces de ponerle freno al mercado que no solo impone sus objetivos macroeconómicos (reducción del déficit) sino también medidas concretas que afectan directamente a los ciudadanos (recortes e impuestos) para conseguir sus objetivos. Mientras se recortan los presupuestos de los servicios públicos (educación, sanidad…) hay dinero multimillonario para “rescatar” a los bancos por su mala gestión cuando no malversación de fondos. La ciudadanía contempla, con asombro, cómo “nadie” devuelve el dinero malversado o robado. Luego, se extrañan que la gente esté “indignada”.
Urge reinventar la política y las instituciones para que puedan hacer frente a los nuevos retos que a los que tiene que hacer frente Europa y no solo en el campo económico. Una reinvención que las vuelva a conectar con la ciudadanía y tengan capacidad para controlar a los mercados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies