Seleccionar página

Los “voluntarios” que ayudaron a los españoles

Ventana Europea quiere levantar acta de reconocimiento y agradecimiento por los servicios prestados a los emigrantes españoles y latinoamericanos en Europa a tantas personas, muchas de ellas anónimas, que hicieron y siguen haciendo todo lo que está en sus manos para ayudar a los emigrantes y mejorar sus condiciones de vida. En la segunda mitad del siglo pasado, cuando la gran emigración, centenares de “voluntarios” (sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos) se ofrecieron para acompañar a nuestros emigrantes que huían de la pobreza de la España de la posguerra. Las Misiones Católicas de Lengua Española (originariamente Capellanías) pusieron en marcha numerosos servicios para atender a las necesidades más apremiantes de los emigrantes españoles. Los “voluntarios”  crearon servicios de acogida y acompañamiento, montaron asesorías laborales y abrieron aulas de cultura y aprendizaje del idioma y guarderías para que las madres pudieran trabajar. Los primeros años de la emigración a Europa fueron duros. La soledad y la nostalgia eran las compañeras de viaje de los emigrantes que habían llegado a un país social, y cultural y políticamente muy diferente de España y sin hablar su idioma. En ese momento se hicieron presentes los “voluntarios” de las Misiones Católicas de Lengua Española: compartiendo sus alegrías y sus penas, asesorando en las contrataciones para que los emigrantes supieran de que iba su trabajo, haciendo de mediadores con las empresas y sus familias, ofreciendo un lugar de encuentro con otros españoles, visitando a los enfermos en sus casas y en los hospitales, celebrando el domingo con una paella comunitaria después de la misa de medio día, dando formación a los mayores y catequesis a los niños… Las medallas y premios concedidos recientemente a José Antonio Arzoz, Vicente Riesgo, Theo Beusink, Misión de Lengua Española en París (Rue de la Pompe) y Asociación Hispano-Belga son el reconocimiento oficial a una labor de muchos años con los emigrantes españoles en Europa.
La reagrupación familiar fue una nueva fase de emigración porque había que buscar guarderías y escuelas para los hijos con clases  bilingües. Y es ahí cuando los padres vieron la necesidad de organizarse para reivindicar derechos y buscar soluciones a los problemas de presente y de futuro que se les plateaban a sus hijos. Y así nacieron las Asociaciones de Padres de Familia llevadas por “voluntarios” que lucharon para que los emigrantes de la segunda y tercera generación fueran ciudadanos con plenos derechos y obligaciones.
Los hispanohablantes que han llegado a la Unión Europea siguen un itinerario similar a los emigrantes españoles. Hoy como ayer, las Misiones Católicas de Lengua Española y los “voluntarios” no hacen distinción entre españoles y latinoamericanos a la hora de atenderles y ofrecerles sus servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies