Seleccionar página

América Latina y Ucrania

Esta guerra (la de Ucrania), que ocurre en un escenario europeo, tiene una influencia directa en América Latina. Los efectos secundarios de este conflicto (los de verdad) se encuentran en cuestiones de necesidad de búsqueda de refugio por parte de las personas que huyen de la guerra.

Son ya más de 5,8 millones de personas desplazadas o que han huido. La invasión rusa deja claros tres ámbitos por los que la cuestión es inminentemente urgente para la región latinoamericana.
Abordaré a continuación tres ejes que se han venido viendo modificados de alguna manera, que son:

1. La situación de la política interna de los países latinoamericanos.

La unidad latinoamericana es una de las cuestiones más importantes, dado que existen ciertas diferencias en cuanto a los procederes presidenciales y los diplomáticos de cada uno de los países que la componen, manteniendo de esta forma, cada uno, la ambigüedad frente a la cuestión de la guerra. México por ejemplo, mantuvo su rechazo a la guerra sin mencionar su rechazo a “la invasión” y de esta forma, apela a un acuerdo de negociación. Argentina, por su parte, ha “lamentado la escalada bélica” y ha solicitado “diálogo y respeto a la soberanía, la integridad territorial, la seguridad de los Estados y a los derechos humanos [que] garantizan soluciones justas y duraderas a los conflictos”. En este sentido, la ambigüedad se conjuga. Por otro lado, los gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua expresaron su apoyo inmediato a Rusia y la invasión.

No hay una posición unánime (ni siquiera a nivel regional).

2. Los movimientos mundiales

América Latina como parte del mapa geoestratégico mundial tiene también un escenario poco previsible. Los recientes acercamientos por parte de Venezuela y EEUU de los últimos años han proporcionado una visión que trae muchas preguntas para lo inmediato. Los acuerdos, la influencia rusa sobre la región y los acuerdos internacionales que buscan en los aliados latinoamericanos. En este sentido, surge la duda de si, los flujos migratorios van a parar dado que pueda haber un influjo monetario que equilibre la balanza y la economía a la que la sociedad venezolana pueda tener acceso.

3. La cuestión económica

América Latina ha acometido una serie de posiciones periféricas que cumplen con acuerdos económicos de importación de materias primas como fertilizantes (desde Rusia) y de cereales (Ucrania). En este sentido, la región no tiene una postura común frente a la situación. Organismos tan importantes como el CELAC se han ofrecido para hacer el papel de mediador frente a una postura común, pero esto ha desencadenado en desacuerdos. Quizá una de las cuestiones tenga que ver con la forma en la que cada país tiene como posición ante el conflicto y esto a su vez ha desatado una postura política interna llena de incertidumbre en cuanto al futuro de la economía global.

El auge de materias primas es de carácter coyuntural y va a reforzar una capacidad fiscal de los países que producen hidrocarburos, sin embargo, no va a ser este un factor que permita eludir algunas reformas más bien estructurales que son necesarias para modernizar la base económica nacional.

Las tendencias y las ideas dirigidas a una serie de cuestiones como el capitalismo, llegan de la mano de frustraciones varias que los poderes políticos convierten en discursos de odio contra países y su forma particular de estructurar el presente y el futuro en términos de comercio abordan una determinada realidad. Es la ideología política la que viene a detallar distintas cuestiones que hacen clara la diferencia y distinción.

Sumemos además el malestar social, la necesidad por parte de distintos grupos con una ideología determinada y la necesidad de posicionarse frente a una invasión que a todas luces no es justa.
Es la manipulación de las ideas por parte de las clases dominantes lo que origina que algunas cuestiones se decanten cada vez más sobre el malestar social. En este sentido América Latina ha sufrido algunas consecuencias tras la invasión tales como la subida en el precio de los hidrocarburos, así como de otras materias primas, lo cual, beneficia a países productores como Venezuela, México, Brasil, Colombia o Ecuador. Sin embargo, el sistema que se mueve por inercia penaliza a los no productores, como los países centroamericanos o Chile. Estas dinámicas van a generar situaciones inflacionarias que van a terminar afectando a todos. Será finalmente el alza de los productos básicos, como alimentación o minerales aquellos que finalmente puedan estimular el PIB.

Y por ahora, la pregunta sigue siendo la consecuencia de esta cuestión ¿A dónde irán los refugiados? 

Cecilia Estrada Villaseñor
Coordinadora del OBIMID (Instituto Universitario
de Estudios sobre Migraciones)
Universidad Pontificia Comillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies