Seleccionar página

Como en los "buenos tiempos"

Queridos lectores y amigos: allá por los años sesenta del pasado siglo, la emigración española a Europa comenzó a desbordarse. La falta de trabajo y «el hambre» impulsaban a nuestros compatriotas a cruzar los Pirineos (y también el Atlántico) para poder vivir mejor y, en algunos casos, para poder sobrevivir. Y allí estuvieron (y están) las Misiones Católicas de Lengua Española ayudando, acompañando humana y espiritualmente a todos los que podían y aceptaban esa ayuda. Como dicen que la historia es cíclica, vuelve a suceder lo mismo: la crisis en España está llevando a miles de nuestros jóvenes a buscar ese trabajo que les proporcione medios de vida y realización personal. Al llegar, la situación de muchos de ellos no es, ni mucho menos, buena. Desde aquí quiero animar a todas la misiones y a todos los misioneros a que abramos nuestro corazón, nuestras manos y nuestras misiones a todos estos jóvenes que están esperando de nosotros ese calor humano y esa ayuda que necesita todo aquel que sale de su patria intentando conseguir algo mejor para su vida.
Un abrazo para todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies