Seleccionar página

El rostro femenino de las misiones católicas en europa

Las Misiones Católicas de Lengua Española en Europa tienen rostro femenino y no solo por el nombre sino sobre todo por la presencia y el trabajo que las mujeres realizan en ellas. Esa es también una de las características de todas las Iglesias en las que la participación de la mujer es muchos mayor que la del hombre. La presencia mayoritaria de la mujer en la Iglesia, en general, y en las Misiones, en particular, le da un “toque femenino” (acogedor y servicial) al trabajo social, catequético y evangelizador que llevan a cabo.
La sociología de la emigración española a Europa ha ido cambiando a tenor de las diferentes oleadas de emigrantes que se han ido produciendo desde mediados del siglo pasado. La primera emigración fue mayoritariamente masculina. Muchos hombres (esposos no pocos de ellos) salieron con la intención de trabajar unos años fuera del país hasta conseguir unos ahorros, generalmente para comprarse un piso, y regresar lo antes posible a España pero como la estancia en el extranjero se fue alargando optaron por acogerse a la reagrupación familiar. En aquel tiempo, las misiones fueron lugar de encuentro y acogida tanto para hombres como para mujeres que tenían que adaptarse a vivir en una sociedad con una cultura y un idioma diferentes a los suyos. Fue la época en que hubo mayor presencia de hombres en las Misiones.
La secularización de la sociedad europea también hizo mella entre los emigrantes, con especial incidencia en los hombres. Las Misiones acusaron una bajada en la asistencia a los actos religiosos aunque el impacto de la secularización fue menor entre la población emigrante femenina que en la masculina, al menos en la primera generación de emigrantes. La segunda y tercera generación, integradas en las sociedades que acogieron a sus padres, siguen los parámetros de la sociedad en la que viven.
Actualmente, las Misiones de Lengua Española en Europa se han revitalizado con la incorporación de inmigrantes latinos también con mayor participación de la mujer y, en no pocos casos, con participación de la familia al completo (matrimonio con los hijos), como en tiempo de la primera generación de emigrantes españoles.
Algunos datos que revelan el “rostro femenino” de las Misiones. En Suiza, el 80 por ciento de las responsabilidades de la Misión (secretaría, consejo pastoral y económico, animación de grupos y actividades…) la llevan las mujes. En Francia, “representan la cara más fiel de la Misión”. En Alemania, “son las mujeres las que tienen la iniciativa y mantienen la vida pastoral de la Misión”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies