Seleccionar página

Domingo de los emigrantes

Ll pasado 11 de noviembre se celebró en Suiza la Jornada de los Pueblos. Con ese motivo, lo obispos suizos han hecho público un mensaje del que extractamos los siguientes párrafos:
“Cada vez más personas con pasaporte extranjero viven en Suiza. Actualmente son un 23%. A este porcentaje hay que añadir a los emigrantes que ya han adquirido el pasaporte suizo. Los emigrantes traen con ellos mucha vivacidad y en Suiza son una fuerza de trabajo valiosa. Sin embargo algunas personas ven esta evolución con preocupación. Por lo tanto, es importante que los suizos y los emigrantes tengan la ocasión de reunirse con corazón abierto y caluroso. Es el motivo por el cual la Iglesia Católica quiere invitarles a celebrar juntos el Domingo de los Pueblos que este año tendrá lugar el 11 de noviembre de 2012.
… Numerosos emigrantes enriquecen nuestro país. Nos traen nuevas fuerzas de trabajo, nos traen mucha humanidad y alegría. También aportan su fe. Están bien lejos de ser factores de disturbios y tensiones.
Los musulmanes que rezan con regularidad y dejan que el Corán inspire sus vidas pueden ser un gran desafío para nosotros cristianos. Nos enseñan como la fe puede ser parte de nuestra vida cotidiana pareciéndonos lo más natural.
Las Misiones lingüísticas de la Iglesia católica pueden ser un enriquecimiento bienvenido. Nos alegramos de ver como en estas comunidades lingüísticas muchos jóvenes católicos, familias jóvenes con niños animan las Eucaristías con alegría. Para muchos es natural participar en la misa dominical tal y como está previsto y prescrito en el mundo entero para todos los católicos. En Suiza, hoy en día, observamos con pesar la falta de niños y jóvenes en nuestras iglesias. Algunos católicos casi deben “disculparse” por ir a misa los domingos. En esto debemos aprender de algunos conciudadanos de otras lenguas –de los musulmanes como de los cristianos– que Dios se merece nuestra atención, nuestra acción de gracias y nuestra alabanza, independientemente de nuestras “ganas”. Incluso los que no quieren ser “piadosos” pueden manifestar a Dios su reconocimiento y alegría.
Los suizos y los emigrantes pueden enriquecerse mutuamente no sólo en la vida cotidiana y en el trabajo sino también en el ámbito de la fe. El “Domingo de los Pueblos” nos invita a descubrir las diferentes formas de ser cristiano. La vida cristiana nunca ha sido uniforme. Ya con los primeros cristianos se ve una pluralidad legítima donde cada uno le da al otro, donde cada uno recibe del otro. Algunos emigrantes reprochan a veces a los suizos el no ser lo suficientemente creyentes y el no participar a menudo en las Eucaristías. Pero también podrían descubrir que muchos suizos se esfuerzan por vivir su fe cristiana en lo cotidiano: en su respeto del prójimo, en su sinceridad, justicia y solidaridad, en sus esfuerzos por la paz entre hombres tan diferentes.
En verdad, todos debemos crecer en nuestra actitud humana y nuestra manera de ser cristianos. El amor de Dios y el amor del prójimo son indivisibles. No podemos ir hacia uno sin reconocer al otro. Nos necesitamos los unos y los otros para progresar. Muchas discusiones e intercambios son entonces necesarios. El Domingo de los Pueblos quiere invitarnos a ello”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies