Seleccionar página

Emigrantes españoles, de ida y vuelta

Emigrantes españoles, de ida y vuelta

Tradicionalmente, España ha sido un país de grandes migraciones sobre todo a América y a Europa, unas veces por motivos económicos y otros razones políticos comos los exilados tras la Guerra Civil de 1936. Según el Instituto Español de Emigración, solamente entre 1953 y 1973, un millón de españoles emigró al continente europeo. Iban con la intención de estar uno o dos años, suficientes para ahorrar algún dinero y resulta que han pasado la mayor parte de su vida fuera de España.
Actualmente, más de millón y medio de españoles  residen en el extranjero. El 60 por ciento en América, el 37 por ciento en Europa y el 3 por ciento en el resto del mundo. En Francia hay 183.000 españoles; en Alemania, 105.000; en Suiza, 90.000 y en Bélgica, 43.000.
La Iglesia Española se subió al carro de la emigración enviando capellanes (sacerdotes y religiosos) a un centenar de ciudades europeas en las que había recalado mayor número de emigrantes españoles. Con los capellanes fueron muchas religiosas que han prestado un gran servicio a los emigrantes (guarderías, visita a hospitales, arreglo de papeles, acompañamiento, etc.).
Las Misiones Católicas han sido una especie de “Casa de España”, a escala local, donde se acogía a todo el mundo y se contaba con servicios sociales, culturales y pastorales.
Oficialmente, en raras ocasiones, se ha reconocido la gran labor de las Misiones Católicas de Lengua Española con los emigrantes que llegaban a la Europa democrática sin conocer el idioma y sin familia. Ellos saben bien lo que han significado las Misiones en aventura migratoria.
Han pasado los años y muchos jubilados de la primera generación de emigrantes retornaron a España, otros no lo han hecho por no separarse de sus hijos y nietos. También han pasado los años para los capellanes y las religiosas que han gastado su vida en las Misiones. Y al llegarles la edad de jubilación regresan a España, lo que obliga a cerrar capellanías porque no hay relevo misionero. Es un buen  momento para que las Iglesias locales creen servicios de acogida y atención a los emigrantes no solo españoles sino también latinos que cada vez son más. Es, también, el momento de darle un mayor impulso a la integración de los emigrantes en las comunidades cristianas locales, lo que, sin duda, enriquecerá a ambos. Mientras tanto, las Misiones Católicas de Lengua Española en Europa siguen haciendo su trabajo, con cierta nostalgia del pasado, pero con la mirada puesta en el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies