Seleccionar página

“Contra la inmigración masiva”

“Contra la inmigración masiva”

suiza-300x183-1377812El próximo 9 de febrero, una consulta más. Ahora hay que decidir si se limita la entrada de inmigrantes en Suiza y si, como cnsecuencia, se renegocia con la Unión Europea la libre circulación de personas. Es lo que pide la iniciativa “Contra la inmigración masiva” de la derecha conservadora.

Las posiciones, como siempre, son controvertidas. Mientras que rechazar la iniciativa equivaldría a “una capitulación frente a la inmigración desmesurada”, señala el presidente de la Unión Democrática del Centro (UDC), Toni Brunner, para Pirmin Bischof, senador del Partido Demócrata Cristiano (PDC), es un “ataque a los valores fundamentales que han convertido a este país en el más rico y próspero de Europa”.
De todos es sabido que Suiza goza de una excelente salud económica y que el índice de desempleo no supera el 3 por ciento, un valor a la cabeza del resto de países europeos. Al igual que la población residente, el Producto Interno Bruto (PIB) no ha cesado de crecer en los últimos años. Pero, la industria y las empresas de servicios estatales y privadas no pueden prescindir de la mano de obra extranjera. La industria de exportación puede acceder además al mercado único europeo sin demasiados trámites burocráticos.
De hecho, desde la introducción de la libre circulación de personas entre Suiza y la Unión Europea (UE) hasta 80.000 extranjeros por año han llegado a trabajar a Suiza, de los cuales el 75 por ciento procede de países de la Unión Europea lo que. según todas las instancias, ha contribuido a la prosperidad de Suiza.
Pero esa prosperidad no es bien interpretada por todos, ya que todo ello ha acarreado un mayor coste de las casas, las carreteras están saturadas de vehículos… y eso es lo que ha provocado descontento en una parte de la población. Así las cosas, la UDC ha lanzado esta campaña contra la inmigración masiva y, como consecuencia, renegociar con la Unión Europea la libre circulación de personas y que, en caso de contratos de trabajo se dé siempre prioridad a los suizos.
POSTURAS ENCONTRADAS
En palabras de Brunner: “Es cierto que el PIB ha crecido, pero eso se debe al mayor consumo, a la mayor demanda de construcciones y, por ende, a la necesidad de más infraestructuras. En cambio, el ingreso per cápita no es distinto al registrado antes de la libre circulación de personas. La gente no es más rica. La tasa de desempleo nunca más se ha situado por debajo del de 2001. Dudo que eso sea un crecimiento saludable”.
El senador Pirmin Bischof manifiesta que “si esta iniciativa es aceptada (en las urnas), significa que abandonamos los tratados bilaterales con la UE o como mínimo damos a entender que no los consideramos importantes. Así retrocederíamos a los años 1960, cuando teníamos un sistema de contingentes”. “Las empresas, añade, tendrían que volver a solicitar permisos de trabajo para cubrir cada vacante y demostrar que intentaron sin éxito encontrar a un trabajador suizo. Eso ocasionaría una burocracia enorme”.
A lo que responde Brunner: “Nadie puede probar en qué condiciones estaría Suiza actualmente sin la libre circulación de personas. Las empresas helvéticas siempre consiguieron mano de obra, incluso antes de la introducción de esta libertad fundamental. La pregunta es: ¿Queremos regular y limitar nosotros mismos la inmigración en el futuro?”.
Pirmin Bishof no niega que la emigración haya tenido efectos negativos. “Hemos elaborado medidas complementarias contra el dumping salarial, pero aún no han sido aplicadas suficientemente. Eso debe cambiar”. En su opinión, la iniciativa no es la solución a los trenes repletos o la actividad excesiva en la construcción.
CONSECUENCIAS
¿Qué consecuencias tendrá en las relaciones con la Unión Europea si en la consulta sale el sí? Aunque hay discrepancias al respecto, Suiza tendría que renegociar o rescindir el acuerdo de libre circulación de personas en un plazo de tres años. Y esto podría poner en riesgo todo el paquete de acuerdos bilaterales con la UE.
La libre de circulación de personas constituye para la Unión Europea una libertad fundamental e inseparable del libre intercambio de mercancías, servicios y capitales. Hace poco el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, declaró que: “Los Estados miembros jamás aceptarían desprender la libre circulación de personas de las otras libertades fundamentales. Espero que los suizos lo entiendan”.
Y el senador Bischof precisa que: “Decir que basta con ir a Bruselas y volver a negociar es simple y llanamente una broma. Lo sabemos todos y también la UDC. La libre circulación de personas es el núcleo del mercado único. Podemos decir que no lo queremos, pero eso significaría aislar el país y volver a los contingentes”.
“La UE tiene en Suiza un socio comercial fiable e importante al que no puede ofender así sin más”, replica Brunner. Y el diputado de la UDC recuerda que en 2012 Suiza importó mercancías por 20.000 millones más de las que exportó a la UE.
El acuerdo correspondiente entre Suiza y la UE entró en vigor en el año 2002 y es clave en el primer paquete de Acuerdos Bilaterales.
Ese documento otorga a los ciudadanos suizos y comunitarios el derecho de elegir libremente el lugar de trabajo y de residencia en cualquiera de los países signatarios.
Los suizos han votado hasta ahora tres veces sobre la libre circulación de personas: en mayo de 2000 aprobaron por amplia mayoría los Acuerdos Bilaterales I y, con ellos, la libre circulación de personas.
En 2005 dijeron sí a la ampliación de la libre circulación a los diez nuevos Estados miembros de la Unión Europea.
En 2009 aceptaron ampliar la libre circulación de personas a los ciudadanos de Rumania y Bulgaria. Es probable que en el otoño de 2014 se extienda este derecho al nuevo miembro de la UE: Croacia.

BREVEMENTE

Cómo comprender a mi hijo y a mí mismo. (Curso para padres)
En el último trimestre del año (de octubre a diciembre), se desarrolló en la Misión Católica de Lengua Española de Zürich un curso para padres con el título: “Cómo comprender a mi hijo y a mí mismo”.
Desarrollado en siete sesiones, los jueves por la noche, los temas fueron trabajados con interés por los participantes. Al realizarse de manera teórico-práctica, con ejemplos reales, permitió una gran participación y diálogo entre los asistentes.
Las psicólogas Cecilia Licona y Marcela Thurner fueron las responsables de hacer conscientes a los padres de la importancia del tipo de educación que se precisa para establecer una relación y un vínculo positivo de respeto, autonomía y cooperación en los hijos.
Didier Burkhalter, nuevo presidente de Suiza
Desde el 1 de enero, Didier Burkhalter es el nuevo presidente de todos los suizos. Nacido en 1960, Didier Burkhalter es originario del cantón de Neuchâtel.
Ingresó en el mundo de la política en la década de 1990 como militante del Partido Liberal Democrático, actualmente conocido bajo el nombre del Partido Liberal Radical (PLR / derecha).
El ministro ha recorrido todos los peldaños de la política: ha sido miembro del gobierno de la ciudad de Neuchâtel, del parlamento cantonal de Neuchâtel, del Consejo Nacional (cámara baja del Legislativo helvético) y del Consejo de los Estados (senado).
Es la primera vez que accede a la presidencia de Suiza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies