Seleccionar página

EL ESPAÑOL, SEGUNDA LENGUA MATERNA DEL MUNDO

Según el informel “El español: una lengua viva” realizado por el Instituto Cervantes, el español es la segunda lengua materna del mundo, con 470 millones de hablantes nativos, después del chino mandarín.
El porcentaje de población mundial que habla español como lengua nativa está aumentando, principalmente por razones demográficas, mientras que la proporción de hablantes de chino y de inglés desciende.
Actualmente el 6,7% de la población mundial es hispanohablante, un porcentaje muy por delante del ruso (2,2%), el francés (1,1%) y el alemán (1,1%). Confirmando la tendencia al crecimiento, las previsiones apuntan que en el año 2030 los hispanohablantes supondrán el 7,5% de la población del planeta. Dentro de tres o cuatro generaciones, el 10% del mundo se entenderá en español.
Por otra parte, y según el mismo informe, se calcula que en todo el mundo hay unos 20 millones de personas que estudian español como lengua extranjera, en todos los niveles de enseñanza, incluida la no reglada. Este dato, que no es completo ni exhaustivo, se obtiene de sumar el número de estudiantes de español existentes actualmente en 93 países que no tienen el español como lengua oficial.
 

Los flujos de emigración influyen en la economía española

 
El Banco de España ha llevado a cabo un informe, en el que, entre otras cosas, concluye que “La persistencia de flujos importantes de emigración podría llegar a tener un efecto significativo sobre el crecimiento potencial de la economía española, lo que enfatiza la necesidad de maximizar los esfuerzos encaminados a reducir la elevada tasa de paro, así como a propiciar un marco laboral que facilite el regreso futuro de las personas que han emigrado durante la crisis”. El informe, elaborado por Mario Izquierdo, Juan Francisco Jimeno y Aitor Lacuesta, de la Dirección General del Servicio de Estudios y publicado en el boletín de septiembre del Banco de España.
 
También se explica que “con la llegada de la crisis, el saldo migratorio de la economía española ha cambiado radicalmente. Si, con anterioridad, España destacaba por recibir unos flujos de inmigración muy elevados, que llegaron a alcanzar alrededor del 2% de la población total en un solo año, desde 2010 el saldo migratorio se ha vuelto negativo y en 2013 el número de emigrantes ha superado el medio millón de personas”. “Hasta la fecha, sigue diciendo el informe, la mayor parte de estas salidas de población (en torno al 85%) están protagonizadas por extranjeros residentes en España, si bien los españoles muestran una propensión creciente a emigrar en el período más reciente y parecen responder de manera similar a los factores que influyen en la emigración de los extranjeros (tasas de desempleo en la región de origen y en el país de destino)”.
 
“De este modo, los reducidos niveles de los flujos de salida de españoles que se observan desde el inicio de la crisis vendrían explicados por los mayores costes de movilidad y la ausencia de los llamados ‘efectos de red de acogida’. La composición por niveles de educación de estos flujos de emigración, inicialmente dominada por personas de niveles educativos altos, estaría cambiando recientemente, al aumentar el peso de los grupos de niveles educativos más bajos, reflejando, probablemente, el mayor impacto de la crisis sobre estos colectivos de trabajadores”.
 
Además, en las conclusiones del informe se especifica que “en lo que respecta tanto al tamaño como a la composición de la población activa por nivel educativo, el cambio de signo del saldo migratorio puede tener implicaciones relevantes”.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies