Seleccionar página

Elecciones en primavera
Francia 2022… ¿y la emigración?

<span style='color:#27509b;font-size:18px;font-weight:500;'>Elecciones en primavera</span><br> Francia 2022… ¿y la emigración?

En la primavera de este año 2022 se celebran en Francia elecciones para designar el nuevo inquilino del Palacio del Eliseo, una vez transcurrido el quinquenio de Presidencia de Emmanuel Macron. El primer turno electoral se tendrá el 10 de abril y el segundo dos semanas después, el 24 de abril.

Arturo Pinacho. Francia

Nunca el panorama electoral se había presentado tan fraccionado, con diferentes candidatos que pretenden encarnar la derecha, la izquierda o el centro del espectro político, y esto aún a falta de que el mismo Macron anuncie su candidatura, aunque esto, tal y como están las cosas, parece una pura formalidad, puesto que el actual presidente de la República ha tenido numerosas intervenciones en la vida pública francesa que dejaban entrever su más que hipotética candidatura a una reelección.

En este momento, son 13 los candidatos (incluyendo el mismo Macron) con posibilidades de llegar al primer turno electoral. Entre ellos el mejor parado en las encuestas es Emmanuel Macron (centro-izquierda, 24,6 %), seguido de Valerie Pécresse (derecha, 16,3 %), Marine Le Pen (extrema derecha, 15,2 %), Eric Zemmour (derecha radical, 13,8 %) y Jean-Luc Melenchon (izquierda radical, 10,3 %). La actual alcaldesa de París, Ana Hidalgo, que se presenta por el Partido Socialista, no alcanza más que un 3,6 % de intenciones de voto.

La sociedad francesa moderna (como tantas otras sociedades en nuestro mundo occidental) ha sido siempre, y sigue siéndolo, profundamente multicultural, en gran medida a causa de su pasado colonial en África, Asia y América. Pero en los últimos años esta multiculturalidad se ha visto incrementada por el fenómeno de la inmigración de masa, procedente sobre todo de las zonas conflictivas de Asia y África.

Por eso, la cuestión migratoria se ha insinuado con fuerza en algunos de los programas electorales, sobre todo en la de los candidatos de extrema derecha, que han hecho de ella uno de sus puntos fuertes, o, incluso, su argumento central, en nombre de la seguridad nacional.
Veamos qué dicen los cinco candidatos con más posibilidades de ser elegidos.

MACRON: Acercamiento positivo a la cuestión migratoria

  • Insiste en la “integración” de los emigrantes regulares, mediante un buen conocimiento de la lengua francesa y de los valores republicanos. Recibirán, a cargo del Estado, la ayuda necesaria para obtener este conocimiento.
  • Favorecer la inmigración cualificada: técnicos, empresarios, científicos; facilitación del acceso al trabajo a los estudiantes con un máster en Francia.
  • Refugiados: las solicitudes de asilo serán tratadas en un plazo máximo de 8 semanas; en caso de rechazo de la solicitud, se procederá a la expulsión del solicitante.
  • Fronteras: reforzar las fronteras externas de la Unión Europea, sin recurrir a las viejas fronteras internas. Respeto de los valores de acogida propios de nuestra cultura.
  • Acción de ayuda en los países de origen, de manera que no sea necesario emigrar. Y a la vez lucha contra los tráficos de emigrantes.

PÉCRESSE: Actitud dura frente a la inmigración

  • Frenar la inmigración: establecer el sistema de cuotas en los diferentes países de la Unión Europea; obligar a los países de origen a repatriar a sus emigrantes irregulares; hacer que las solicitudes de asilo se hagan en el país de origen; considerar “mayor” a todo menor no acompañado que no acepte un examen médico probatorio; endurecer las condiciones del reagrupamiento familiar; suprimir las ayudas sociales a los inmigrantes irregulares; prohibición de multiplicar las solicitudes de asilo de la misma persona; agilizar los procedimientos de expulsión de los irregulares y otros inmigrantes considerados peligrosos para la seguridad pública.
  • Integración: condicionar el derecho de residencia al conocimiento de la lengua (600 horas de clases con examen obligatorio); redistribución de emigrantes por todo el territorio nacional, suprimiendo los ghettos urbanos; fijar un límite de no francófonos por clase en los colegios.

Le Pen: Contrario a la inmigración

Tradicionalmente es contraria a la inmigración y tiene visión negativa y populista.

  •  Impedir la regularización y naturalización de extranjeros en situación irregular.
  • Restablecer las fronteras nacionales y salir del espacio Schengen.
  • Facilitar la expulsión de inmigrantes ilegales.
  • Suprimir la doble nacionalidad extraeuropea.
  • Suprimir la Ayuda Médica de Estado a los clandestinos; destinar ese dinero a las fuerzas de seguridad del Estado.
  • Promover la asimilación más que mera integración.
  • Obligación de presentar la solicitud de asilo en los países de origen o limítrofes.
  • Suprimir la adquisición automática de la nacionalidad francesa por matrimonio.
  • Establecer un límite de 10.000 inmigrantes legales por año.
  • Suprimir el derecho de suelo.
  • Suprimir el reagrupamiento familiar automático.


ZEMMOUR: Acercamiento radicalmente negativo

Es el más duro de todos, con un acercamiento radicalmente negativo al problema de la emigración. Populismo puro y duro.

  • Frenar la inmigración: suprimir todo reagrupamiento familiar; limitar el derecho de asilo a unos pocos individuos cada año; hacer obligatoria la solicitud de asilo en el país de origen; seleccionar los estudiantes extranjeros.
  • Ahogar los incentivos migratorios: suprimir el “derecho de suelo”; endurecer las condiciones de naturalización; suprimir las ayudas sociales y la Ayuda Médica de Estado a los inmigrantes extracomunitarios; prohibir la regularización de inmigrantes clandestinos.
  • Expulsión de todos los emigrantes “indeseables”: expulsión inmediata de los inmigrantes clandestinos y delincuentes; pérdida de la nacionalidad a los criminales binacionales; expulsión de inmigrantes laborales después de 6 meses en el paro.

MELENCHON: Radicalmente positivo, pero populista

Tiene una visión diametralmente opuesta a Le Pen y Zemmour. Radicalmente positivo, pero bastante populista y difícilmente realizable.

  • Ayuda a los refugiados que deseen volver a sus países.
  • Facilitar la nacionalización de los inmigrantes legales.
  • Desmilitarización de los controles migratorios a las fronteras.
  • Favorecer el reagrupamiento familiar.
  • Regularización de los trabajadores sin papeles.
  • Restablecer el permiso de residencia por diez años.
  • Mejorar las condiciones de acogida de los inmigrantes, sobre todo en lo que se refiere a los menores no acompañados y a los “campos de acogida”.
  • Mantenimiento de la Ayuda Médica de Estado.
  • Mantenimiento del derecho de suelo integral para los niños nacidos en Francia.
  • Denuncia del acuerdo de control migratorio con Turquía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies