Seleccionar página

No puedo ser pesimista

Queridos lectores y amigos: por mi manera de ser, no soy pesimista, pero los nubarrones siguen siendo oscuros. Cada día, los ricos tienen más y los pobres menos (aunque quizá esto sea un tópico). El caso es que hasta en la topoderosa Alemania, concretamente en Berlín y Brandenburgo, hay 4.000 niñas y niños que van a la escuela sin haber desayunado. De los países del sur y del este de Europa, mejor no hablar. ¿Que hacer? Desde luego no desanimarse y, posiblemente, cambiar nuestra forma de entender muchas cosas de la vida, sabiendo que la solidaridad y el afecto son los puntales en los que tenemos que construir la nueva sociedad, ese otro mundo mejor que es posible. Por eso, porque creo que muchas personas en la sociedad y en la Iglesia ya están viviendo así, no puedo ser en absoluto pesimista.
Y, además, os deseo, a quien los tenga, unos agradables días de descanso. La familia y los amigos nos agradecerán que les dediquemos más tiempo en las vacaciones. Con un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies