Seleccionar página

Una misión que acoge a los nuevos emigrantes

Una misión que acoge a los nuevos emigrantes

reportaje91-300x225-1568484Si seguimos así, España se puede volver a convertir en país de emigración, sobre todo de jóvenes. A partir de los años 60, un buen grupo de misioneros “emigró” también a Europa para atender, en las misiones, a los emigrantes. Ahora, la historia se repite, pero con menos misioneros. Sin embargo, la misiones, como es el caso de la de Colonia, están redoblando esfuerzos para atender a todos. En cualquier caso, esto es solo el principio de la nueva emigración.

La crisis, en España, ha hundido todo, o casi todo. Lo que sí está claro es que cada vez hay más paro. Si hace diez años había más de dos millones de parados, ahora son más de cinco. El porcentaje es del 25 por ciento de la población activa en paro, y, entre los jóvenes, el 50 por ciento. Toda una calamidad.
Tanto es así que España se está convirtiendo, otra vez, en país de emigración. Si en los últimos veinte años España era destino de latinoamericanos, africanos y ciudadanos del este de Europa, la tendencia se ha invertido: salen más españoles que entran. Se acabó la época de las vacas gordas.
La mayoría de los emigrantes españoles (más de 27.000 en el primer trimestre de 2012) son jóvenes, muchos con carrera universitaria, que viajan, sobre todo y según el Instituto Nacional de Estadística (INE) a Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Alemania y Suiza. Pero, ojo, que si el porcentaje de emigrados a Europa es del 42 por ciento, a América van el 39 por ciento de los mismos (en Europa no es oro todo lo que reluce).
El pasado año, según las estimaciones del INE, salieron de España 62.611 personas con nacionalidad española, a los que se suman los inmigrantes que retornan. Pero el éxodo no comenzó el año pasado. Siguiendo con las estadísticas del INE, desde el año 2008 (cuando se considera oficialmente que estalla la crisis) han salido de España cerca de 200.000 personas.
Pero hay que saber, o recordar, que la causa de esta salida de españoles, especialmente los cualificados, no es solo debido a la crisis, puesto que hay que tener encuenta que la estructura económica de nuestro país no está preparada para asumir tantos puestos de trabajo de alta cualificación (lo nuestro es el turismo y el ladrillo).
LA ATENCIÓN DE LA IGLESIA
En aquella emigración de los años 60, provocada fundamentalmente por el hambre, aunque también por razones ideológicas, hubo una institución que se ocupó, en la medida de sus posibilidades, de atender, lo mejor posible, a los emigrantes españoles: la Iglesia católica a través de las Misiones de lengua española en Europa (¡qué vamos a contar a tantos lectores emigrantes españoles de lo que supusieron las misiones para sus vidas y las de sus hijos! La cercanía y el cariño de los misioneros fue bálsamo para ellos). Ahora, la emigración es cualificada, de jóvenes entre 25 y 35 años, sabiendo idiomas, pero también necesitados de ayuda, aunque tengan trabajo. Y esa ayuda la van encontrando, también, en las misiones. Como para muestra vale un botón, tenemos el ejemplo de la misión de lengua española en Colonia (Alemania).
FIESTA DE BIENVENIDA
¡Eres bienvenido, seas quien seas y vengas de donde vengas! decía el cartel anunciador de esta fiesta con la que la Misión de Lengua Española de Colonia quería dar la bienvenida a los nuevos emigrantes llegados desde principios del año 2012 a Colonia y Bonn, ciudades que conforman la demarcación geográfica de la misión.
El domingo 30 de septiembre 2012 era el día senalado para esta fiesta, que comenzó con una misa en la iglesia de Santa Bárbara en el coloniense barrio de Ehrenfeld, a la que se dieron cita 190 personas. Bastantes caras nuevas entre los asistentes, que mostraban una cierta satisfación en poder rezar y cantar en su lengua materna. “He vivido esta misa de una forma distinta, quizá porque después de escuchar solo alemán, que aún no entiendo, durante los tres meses que llevo aquí, he podido rezar, cantar e incluso escuchar con atención una predicación en español” comentaba Javier, un peruano nacionalizado español que ha huído de la crisis en su país de adopción y que lleva tres meses viviendo en Colonia. El padre Juan Mari saludó de forma especial a los nuevos diciéndoles que tienen un puesto reservado en la Misión y que los que ya llevan mucho tiempo viviendo en Colonia y Bonn están dispuestos a echarles una mano en lo que haga falta.
A la misa siguió una comida de hermandad en la sala multiusos de la Misión, que apenas pudo acoger a los 250 comensales, registrándole un lleno hasta la bandera. Muchos de ellos pudieron volver a saborear de nuevo una sabrosa paella y otras especialidades gastronómicas que un grupo de veteranos de la emigración preparó con esmero. “No me podía imaginar una fiesta de este tipo como bienvenida” decía asombrado José, que lleva dos meses repartiendo bebidas con un camión a los supermercados de Colonia, mientras saboreaba un plato de paella. Era soldador en un pueblo cercano a A Coruña, se quedó sin trabajo y encontró en internet una oferta de una gran empresa distribuidora de bebidas. No lo dudó un segundo, hizo las maletas y se vino.
Tras la comida se ofreció a los asistentes un pequeño programa cultural. El grupo “Mi lindo Ecuador” deleitó a los presente con bailes del folklore ecuatoriano; el grupo de baile “Styl Latino” de Bergneustadt mostró su arte con bailes latinos y consiguió que muchos de los asistentes se animaran a bailar; los “B-Boys” bailaron hip-hop; Mario Reynoso y su grupo de percusionistas cantaron música andina… e incluso Guillermo León, conocido barítono y director del Coro Latino de Rhenania del Norte-Westfalia, que se encontraba en la sala como simple participante, se animó a tomar una guitarra prestada y obsequió al personal con un par de canciones. Sin lugar a dudas que lo mejor de todo fue el ambiente de acogida y buena hermandad que reinó durante toda la fiesta.
EL PORQUÉ DE LA FIESTA
¿Por qué esta fiesta de bienvenida? Sencillamente porque quiere y debe ser una Misión acogedora y le preocupa cada persona nueva que llega y que, por ser católica y ser el español su lengua materna, es miembro de la Misión. Además, los emigrantes de la primera generación tienen la “obligación” moral de acoger a los nuevos porque han experimentado lo que significa ser nuevo en un país y lo que se agradece encontrar a alguien que te ayude a dar los primeros pasos.
La fiesta la organizaron invitando a todos los que acaban de llegar en los últimos meses. El Concordato actual entre la Santa Sede y el Estado Alemán permite que, al inscribirse en el padrón municipal, uno pueda hacer constar su religión, bien sea católico o miembro de la Unión de Iglesias Protestantes. Los datos pasan automáticamente a la correspondiente Iglesia y así en la Misión, gracias a un permiso del arzobispado de Colonia y su correspondiente programa de ordenador, pueden saber el número de personas, con su dirección postal, de los 21 países de lengua española que han llegado a Bonn y a Colonia. Con estos datos en su poder, les escribieron una carta saludándoles y diciéndoles que “si algo podemos hacer desde la Misión para que esta primera fase de integración en tu nuevo hábitat sea lo más llevadera posible, cuenta con nuestra ayuda”. A los que llegaron en los dos últimos meses les enviaron, además, la invitación para esta fiesta.

r91-destinos-300x175-4733313

Destinos de la emigración

¿CUÁNTOS HAN LLEGADO Y DE DÓNDE VIENEN?
Según datos oficiales facilitados por el arzobispado de Colonia, con datos provenientes del Padrón Municipal de Colonia y Bonn, éste sería el número de personas católicas y de lengua española, llegadas a estas ciudades entre enero y septiembre de 2012: en enero: 184; en febrero: 199; en marzo: 213; en abril: 222; en mayo: 114; en junio: 180; en julio: 240; en agosto: 246 y en septiembre: 241. En total: 1.839 personas.
La mayoría de estos 1.839 nuevos emigrantes viene de España, de los cuales la mitad son españoles de origen y el resto españoles nacionalizados, en su mayoría latinoamericanos. Solo una pequeña parte viene directamente de América Latina.
r91-emigrac-inmigrac-300x184-4468479

Emigración e inmigración en España


POR GRUPOS
Según la experiencia de la Misión, se pueden dividir a los nuevos emi­gran­tes en varios grupos:
Los técnicos. Personas con estudios superiores que trabajan para multi­nacionales y que ocupan puestos de responsabilidad en las mismas. El número de españoles entre ellos es bastante elevado. Muchos han vivido ya en otros países trabajando para la misma empresa. No tienen problemas: hablan varios idiomas y vienen a casa puesta. Muchos participan en la vida de la Misión con toda normalidad junto a los emigrantes de la primera generación y los recién llegados en busca de futuro.
Los ingenieros. Hay muchos en las empresas alemanas. Una gran empresa automovilística ha llegado a hacer sus exámenes de selección en España, porque era donde mejores curriculum había encontrado y llegó a traerse 7 ingenieros a la vez. Hablan generalmente inglés y la empresa les paga los cursos de alemán. Vienen solos, pero esperan traer pronto a su familia. Han pasado de estar en el paro… a cobrar un buen sueldo.
Los que buscan fortuna. No están contentos con su trabajo en España o lo han perdido y buscan algo mejor. Envían su curriculum a empresas alemanas a través de internet y algunos son elegidos. Suelen estar al principio un poco despis­tados porque esperaban algo mejor y creían que el alemán era una lengua que se aprendía viviendo en el país, pero, tras un par de malos momentos, acaban por adaptarse.
Los desesperados. Los que llevan mucho tiempo parados, corren peligro de que les embarguen el piso que tienen a medio pagar y no ven una salida para su situación en España. Algunos han llegado dando un verdadero salto al vacío, sin pensarlo y con la confianza de que al menos la Iglesia nos ayu­dará. Por supuesto que, desde la Misión entienden su desesperación, pero desaconsejan totalmente emprender el camino a la emigración de esta forma. No ha faltado quien ha ido a parar con sus huesos al “albergue de transeúntes” o ha tenido que emprender el viaje de regreso más deses­perado aún de lo que llegó a Alemania.
Los “sin papeles”. Al menos en Colonia y Bonn no son tantos como la gente cree, pero existen y son los que más ayuda necesitan. Algunos participan en la vida de la Misión, pero generalmente no dan a conocer su situación de ilegalidad. El miedo continuo acompaña sus vidas, ya que pueden ser detenidos en cualquier momento, pasar por la experiencia de la cárcel y ser enviados a su país uno o dos meses después. A la hora de encontrar trabajo, las mujeres lo tienen más fácil que los hom­bres, ya que encuentran fácilmente trabajo negro en la atención a enfer­mos, en la limpieza en casas particulares, etc. Los hombres lo tienen real­mente difícil.
Esto es solo el principio de la nueva emigración.

Los nuevos emigrantes en Suiza

Según la Oficina de Federal de Migración (OFM) suiza, en 2010 llegaron a Suiza 3.258 españoles con permiso de residencia y en 2011 la cifra aumentó hasta los 4.584, situando la cifra actual de residentes en 93.000. La mayoría de los que llegan al país helvético son personas de entre 21 y 44 años, entre los que se encuentran jóvenes sin preparación cualificada y los ingenieros, los arquitectos y el personal de administración. Pero hay que tener en cuenta que estas cifras no incluyen a las personas con permisos de corta duración, que suelen ser para los trabajadores con contratos superiores a tres meses pero inferiores a un año, con lo que el número total de nuevos emigrantes es sustancialmente mayor.
La procedencia de los españoles es, sobre todo, de la comunidad valenciana, murciana y andaluza, mientras que antes fueron las provincias del norte, especialmente Galicia, las que aumentaron el flujo migratorio hacia Suiza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies