Seleccionar página

Ecos españoles de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado 2020
Como jesucristo, obligados a huir

El papa Francisco ha inspirado la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado (celebrada el 27 de septiembre de 2020) tomando como referencia la huida de la sagrada familia a Egipto, porque la vida de Jesús estaba en peligro. Muchas de las personas que se ponen en camino también huyen de situaciones complicadas porque su vida corre peligro. Un hecho que ha de inspirar nuestro trabajo como comunidad de creyentes que acogen a quien viene de otro lugar buscando salvar su vida, o sencillamente un futuro mejor.
—Marifran Sánchez Vara. Madrid

El mensaje del papa Francisco gira en torno a seis pares de verbos, que nos invitan a la acción, y que tienen una relación causa–efecto, proporcionándonos las claves para afrontar los desafíos que hoy en día nos plantean las migraciones.

Con motivo de la jornada en España se prepararon los materiales de la campaña desde la recientemente creada Subcomisión Episcopal de Migraciones y Movilidad Humana, especialmente una revista de la Campaña con 48 paginas, profusa en textos, fotos, reflexiones, catequesis, etc. que sirven de recordatorio y apoyo durante el año de esta misión. Todo ello más los materiales del Vaticano se puso a disposición de todas las diócesis y parroquias.

A pesar de las restricciones impuestas para el control de la pandemia, prácticamente en todas las diócesis se organizaron actividades diversas. El mensaje del papa Francisco se difundió por todos los rincones de nuestras diócesis, los obispos de la Subcomisión también quisieron lanzar un mensaje a toda la Iglesia de España, junto con las cartas pastorales de numerosos obispos en sus respectivas diócesis. La Subcomisión episcopal encargada de estos temas dejó escrito al respecto: “La situación en Europa y en España es muy preocupante dado que las previsiones para el tratamiento del fenómeno migratorio, van a afectar muy dolorosamente a las personas en movilidad humana, ya sea por la enfermedad y sus secuelas, y por la previsible crisis social, económica etc que se avecina. Ya están afectándoles ahora mismo en unos momentos en el que las personas migrantes de todos los colectivos de la movilidad humana han soportado con ejemplar entereza los efectos de la pandemia y han respondido a ella con ejemplar dedicación y generosidad”.

Numerosas celebraciones litúrgicas tuvieron lugar en torno a la fecha de la jornada, vigilias de oración, eucaristías interculturales, etc.

en los medios

Lo mismo que hicieron muchas televisiones. Televisión Española, por ejemplo, retrasmitió a nivel nacional la misa de la Jornada desde Leganés, desde la capilla del Colegio Escuela Ciudad de los Muchachos presidida por el obispo Juan Carlos Elizalde, responsable de la Subcomisión Episcopal de Migraciones y Movilidad Humana. Y, además de entrevistar en diálogo al anterior y actual responsable del Secretariado correspondiente, realizó un programa especial en Pueblo de Dios titulado “Hermano migrante, hermano refugiado” con el testimonios de distintas personas y asociaciones migrantes. Y la intención de “aportar nuestro granito de arena” según dijeron sus responsables. “Una invitación a conocer y comprender los derechos de la dignidad humana para saber acoger, proteger, promover e integrar a nuestros hermanos desplazados”.

Se hizo amplia difusión de los mensajes del papa y los obispos en los medios de comunicación, incidiendo en las repercusiones que sobre la población de origen migrante está teniendo la pandemia, así como las causas que provocan el éxodo masivo de personas refugiadas solicitantes de asilo en busca de protección.

círculos de silencio

Una de las acciones destacadas fue la celebración de los círculos del silencio, que van tomando progresivamente mayor relevancia como espacios de denuncia y de manifestación pública del apoyo a la acogida, protección, promoción e integración de los migrantes. En algunos lugares se pudo hacer de forma presencial y en otros de forma telemática, aprovechando las posibilidades que nos ofrece el espacio digital. Otros tipos de actos públicos de sensibilización similares tuvieron lugar en algunas diócesis.

Tambien cineforums sobre temas migratorios y experiencias personales. Se publicaron notas de prensa y posicionamientos en contra de la vulneración de derechos de las personas migrantes. Exposiciones fotográficas, charlas de sensibilización presenciales, ponencias y mesas redondas telemáticas (webinarios), etc. Incluso en Barcelona tras la celebración presidida por el cardenal Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española, el Secretariado de la Pastoral con migrantes organizó un flashmob a los pies de la catedral con el objetivo de sensibilizar. En medio la oscuridad de la noche, doce personas levantaron unos paneles con imágenes alusivas a la situación de muchos migrantes y refugiados. Estas imágenes se mantuvieron arriba mientras un saxofonista interpretaba una melodía, a la vez que todos los presentes iluminaban el espacio con las linternas del teléfono móvil. Los carteles, inadvertidos entre la oscuridad, quedaron iluminados, recordando aquellos que sufren y nadie ve.

Una voz común de Iglesia en España comprometida con los migrantes y refugiados. Un país del sur de Europa, puerta de entrada al continente, que afronta el desafío de la acogida y la hospitalidad frente a unas políticas migratorias restrictivas que están blindando nuestro espacio, levantando cada vez muros más altos frente a quienes llegan de lejos buscando una vida digna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies