Seleccionar página

Apuntes sobre el último referendum chileno
Un plebiscito esperanzador

<span style='color:#27509b;font-size:18px;font-weight:500;'>Apuntes sobre el último referendum chileno</span><br> Un plebiscito esperanzador

El plebiscito nacional de Chile de 2020 fue un referéndum convocado en Chile con el objeto de determinar si la ciudadanía estaba de acuerdo con iniciar un proceso constituyente para redactar una nueva Constitución, y determinar el mecanismo para dicho proceso. Ha sido el primer plebiscito nacional chileno desde 1989, y a fecha de hoy el único– celebrado durante los gobiernos democráticos posteriores a 1990. Nunca, en la historia del país, habían participado tantos chilenos en un proceso electoral.
—Pablo Garrido B. Amsterdam (Holanda)

En 1980, los militares chilenos y sus cómplices civiles, para darle un carácter legal a su dictadura, impusieron una constitución política mediante un plebiscito claramente fraudulento, sin padrones electorales (los habían destruido), sin apoderados de mesa, una farsa impuesta por el poder de las armas. Pero no era solamente darle un carácter legal sino imponer un modelo económico y social claramente neoliberal (defensa de la propiedad privada, predominio pleno del mercado, individualismo, libre mercado, orden político, peso mínimo del Estado… un capitalismo salvaje, como lo calificó un Papa).

En 1988, un 5 de octubre se convocó a un plebiscito establecido en la constitución de 1980 para decidir si el dictador Pinochet seguía por 8 años más o si se terminaba su mandato y se iba a elecciones para elegir un presidente democrático. El resultado fue de un 54,2% para el fin del mandato de Pinochet y un 44% para que siguiera Pinochet.

En 1990 Chile retoma un camino de transición democrática luego de la dictadura a través de una salida institucional, pero dado el resultado del plebiscito y las fuerzas de Pinochet con un 44%, se dibuja una transición pactada. En el fondo, a pesar de la salida de Pinochet de la presidencia se mantiene el legado dictatorial con su modelo político y económico, expuesto al tránsito democrático. Se da entonces un proceso de transición que no se sabe cuándo termina a pesar de algunos intentos que no lograron cerrarlo y sentir una democracia plena.

Este orden transicional va entrando en crisis y son los estudiantes secundarios primero y los demás posteriormente. En el año 2011 las movilizaciones duraron varios meses. La principal demanda era por la educación gratis y muchas otras ramificaciones destacando los derechos sociales.

La derecha política gana las elecciones en noviembre de 2017 con Sebastián Piñera hombre destacado del neoliberalismo chileno. Pensó que podía avanzar con su proyecto, pero ocurrió lo contrario, la crisis se acentuó de tal manera por las desigualdades e injusticias y el malestar de la gente con las elites políticas y económicas que terminó en un estallido social inédito a través de todo el país. Lo que puso contra las cuerdas a los gobernantes y élites políticas obligándolos a buscar una salida con lo que pudieron acordar un plebiscito para cambiar la Constitución de Pinochet reconociendo que en gran parte era el tope que impedía a Chile ser un país democrático.

El 25 de octubre de 2020 el pueblo chileno se pronunció con el 78,2% por el cambio de la Constitución y un 79,4% para que los constituyentes no fueran parlamentarios, dando un claro mandato en el camino a seguir: “Un camino democrático esperanzador”.

“Sigamos soñando/ porque podremos acercar el tiempo de los tiempos/que hará dicha/ la dicha de amar, de hablar, de escuchar/ El tiempo de los tiempos mejores, de aquellos justos/ de aquellos desbordantes de emoción, de primavera y de aires cargados de magia/ de magia transformadora de vida cargado de aire/ capaz de al árbol penetrar y dejar en él/ el soplo maravilloso que eleva, que desprende aromas/ olores que embriagan y te dan descanso/ descanso lleno de energía por hacer/ por crear, crear todo, amar todo”.

NOTA. En Holanda, como en la gran mayoría de los países donde hay chilenos viviendo, desde el 2017 estos chilenos pueden votar. La Casa Migrante de Ámsterdam fue el local de votación en Holanda, cuidando al máximo la seguridad sanitaria por el coronavirus. Por lo tanto un reconocimiento más para la obra del querido y siempre recordado padre Theo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies