Seleccionar página

De la acogida a la comunión

De la acogida a la comunión

ads94_3-300x225-5013101Cuáles son hoy los principales desafíos de la Iglesia en el campo de las migraciones es esta etapa de Nueva evangelizacion? A esta pregunta intentaron responder los cerca de 80 participantes en las Jornadas de Migraciones para delegados y agentes de pastoral celebradas en Alcalá de Henares (Madrid) del 6 al 8 de junio de 2013.

La respuesta a la pregunta vino desde muchos ángulos. De Ciriaco Benavente, presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones; de Fernando Sebastián, obispo emérito de Tudela, de Fabio Baggio, de Roma; de Jose Luis Pinilla, director de la Comisión Episcopal de Migraciones; de los Emilio Ciriano, colaborador de Ventana Europea; de Abudaly Guaye, miembro de Cáritas San Sebastián; de Cristina Casanova, enfermera perteneciente al Movimiento Cultural Cristiano; de Daniel Izuzquiza, director del centro Pueblos Unidos…
Así mismo, resultaron muy interesantes las exposiciones de experiencias particulares, como las de las diócesis de Ciudad Real, Cádiz, San Sebastián y Huelva.
Al final del encuentro se resumieron unas constataciones más que conclusiones que resumió Daniel Izusquiza en estos términos: trabajamos en las migraciones en una Iglesia que combina estos cuatro rasgos:
• Una Iglesia samaritana, compasiva, que está cerca de quienes sufren, como son las personas internadas en los CIE, recortes sanitarios, etc. o emigrantes victimas de la crisis (no causantes) y sus familiares. Esto supone compartir el dolor, la impotencia, el desgarro, la incomprensión,…
• Una Iglesia profética, que es desvelar y alzar la voz y denunciar las injusticias. Como dice el profeta Isaías no se trata solo de anunciar a los presos la libertad, sino también de abrir las prisiones injustas. Visibilizar la realidad de los agujeros negros en España y Europa y sensibilizar a la sociedad y por emplear todos los canales posibles
• Una Iglesia mística, que está convencida de la verdad de Mateo 25: fui forastero y me acogisteis, es decir, afinar la mirada para poder captar en el rostro de la persona emigrante el mismo rostro de Cristo. Es, pues, cuestión de mirada, de talante contemplativo: reconocer en el rostro sagrado del hermano y, en él, la misma presencia divina.
• Una Iglesia sabia. Se trata de un talante que permite emplear lenguajes comunes a todos, trabajar en silencio, huir de protagonismos personales o institucionales, buscar la interlocución con todos para construir el bien común.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies