Seleccionar página

De la identidad, la convivencia, la exclusión

De la identidad, la convivencia, la exclusión

Los obispos suizos, y en su nombre Pier Giacomo Grampa, obispo emérito de Lugano, hicieron público, en el mes de agosto, un mensaje con ocasión de la fiesta del 1º de agosto. Aborda el tema de la identidad, y se sitúa en el contexto de las últimas iniciativas que tienen que ver con la migración. Hacemos en estas dos páginas y un resumen del mismo.

 
suiza-22-ok499244079-9468148
El punto de partida de su reflexión es la palabra de Jesús: “era forastero y me acogisteis” y se detienen en tres aspectos: la identidad de las personas, la identidad cristiana y la identidad del otro.
 
IDENTIDAD DEL PUEBLO SUIZO
“En el origen de la convivencia plurisecular del pueblo suizo existen valores compartidos. Estos pueden transformarse en modelos para una convivencia renovada: Suiza nace de la necesidad de autonomía y autodeterminación. La diversidad es parte integrante de la identidad del pueblo suizo. Es importante el acercamiento pragmático y no ideológico a estas cuestiones. El pueblo es siempre la última referencia. La relación de los suizos, de las suizas, con su país es el resultado de dos modelos: Heimat (la tierra donde se ha nacido y crecido) y Vaterland (la tierra de los padres). La ayuda mutua.
 
IDENTIDAD CRISTIANA
No se puede negar que los valores bíblicos y cristianos están profundamente arraigados en el pueblo suizo. Pero la comunidad cristiana debe recuperar estos valores y tomar conciencia. También debe llevar estos valores a las necesidades de hoy en día. No basta con recordarlos y confirmarlos. Es necesario interpretarlos, explicarlos en su significado, pero sobre todo en su aplicación práctica.
 
IDENTIDAD DEL OTRO
Suiza es después de Luxemburgo el país en Europa con la tasa más alta de extranjeros. Casi el 25% de la población actual en Suiza es extranjera. Es indispensable tomar conciencia de que el pueblo suizo (con una “identidad” propia) se enfrenta a una multiplicidad de otras identidades que hacen que sea difícil el acercamiento, provocando así generalizaciones y simplificaciones que separan y alejan, en vez de unir y acercar. Actualmente, gran parte de los inmigrantes sigue siendo parte de una Iglesia cristiana, pero es cierto que se añaden cada vez más personas con otra religión, sobre todo musulmanes.
 
CONVIVENCIA
Encontrar a la persona y no la “categoría” a la que pertenece, es el compromiso activo que debemos adquirir para ayudar a los extranjeros que llaman a nuestra puerta para conocer nuestra lengua, nuestra historia, nuestras instituciones, nuestras leyes. Es indispensable promover un diálogo y una confrontación positiva, para reconocer un núcleo de valores comunes sobre los que construir la integración reciproca. Para que se pueda lograr una convivencia pacífica es necesario evitar algunas posiciones erradas, tanto de miedo, como de lucha o simplemente de indiferencia.
Hay algunos de los fenómenos negativos que hay que combatir y denunciar. Pensamos en aquellas mujeres, provenientes en su mayoría de Este, que son atraídas con promesas de puestos de trabajo y en su lugar se introduce en el vórtice de la prostitución. Esta plaga deshonra a nuestro país y sus tradiciones. Otra plaga es el salario reducido pagado al trabajador extranjero. Ha llegado hasta el punto de privar de trabajo a nuestros trabajadores, para sustituirlos por mano de obra externa retribuida con salarios irrisorios. Esta vergüenza debe ser combatida y eliminada mediante la imposición de salario mínimo para los diversos sectores. A pesar de su rechazo en el último veredicto popular, el problema sigue siendo grave.
Nunca reiteraremos suficientemente el principio sancionado por nuestra Constitución en su prólogo: “La fuerza de un pueblo se mide por el bienestar de los más débiles de sus miembros.” Nuestro pensamiento aquí se extiende no sólo a los extranjeros, sino también a todos los que son pobres, enfermos, ancianos. Nuestras leyes deben aplicarse con valentía para favorecer a los más débiles.
 
suiza-ok160235078-4034685
EXCLUSIÓN
Entre suizos y extranjeros hay diferentes valores en competencia. La reacción instintiva e inmediata es la exclusión. Incluso la oposición. El primer sentimiento que lleva a la oposición es el miedo. Sentimiento legítimo y natural. Pero que, precisamente por instintivo e irracional, debe ser superado.
No engañarnos a nosotros mismos: el trabajador fronterizo, el artesano o pequeña empresa extranjera que subsiste gracias al trabajo realizado en Suiza, y también el solicitante de asilo son personas con las que usted puede hablar, confrontar, conocer.
Los extranjeros de los que hay que tener miedo de verdad (y de los que extrañamente nunca se habla en términos de amenaza) son otros. Son los extranjeros “invisibles”, sin rostro. Son aquellos imposibles de encontrar, pero que condicionan nuestra vida y son verdaderas amenazas a nuestra convivencia. Son compañías financieras internacionales que hacen caer sistemas económicos enteros sólo moviendo riqueza sin crearla. Ellos son los clanes malvados que compran bajo mano locales y tiendas, lavado de dinero a través de la empresa internacional gestionando centros de masaje detrás de los cuales se ejerce la prostitución.
El extranjero que nos encontremos (el empleado fronterizo, la camarera de Europa del Este, el refugiado de nigeriano …) tienen un nombre y un apellido, un rostro, una sonrisa, un sueño, un dolor, una esperanza a la cual acercarse para conocerlos mejor y avanzar con ellos.
El extranjero peligroso (la financiera que lava dinero, el clan que esclaviza a sus compatriotas) es en cambio una Sociedad literalmente Anónima, sin rostro, sin corazón, sin alma; con el único propósito de hacer dinero no importa cómo. Con este extranjero no puede hablar, no lo podemos mirar a la cara, no se puede establecer un diálogo. Ni siquiera se puede discutir. Por otra parte, no nos molesta tanto ya que no provoca atascos en la carretera y no roba en nuestras casas. Pero nos conquista de un modo aún más invasivo y astuto. Robándonos la conciencia y la cultura.
La amenaza de la invasión migratoria es una amenaza recurrente. La “extranjerización” de Suiza se teme con regularidad, especialmente desde principios del siglo pasado. Pero, a pesar de estar presente en una forma irracional en la conciencia de una franja de la población instrumentalizada por los partidos nacionalistas y movimientos locales, es una amenaza que debe ser redimensionada.
El último acontecimiento en orden cronológico (el voto de 9 de febrero de 2014 sobre la iniciativa popular “contra la inmigración masiva”) debe ser interpretada correctamente, antes de ser liquidada como un voto contra lo extranjero. Y, sobre todo, debe ser contextualizada dentro de una dimensión europea, donde la eliminación de las fronteras y la libre circulación de personas han resultado en una reacción irracional indistinta en muchos pueblos europeos.
Hablar de exclusión también significa hablar de la auto-exclusión de los extranjeros con relación a lo suizo. Muchos son los motivos: incluso en este caso el miedo, el temor a ser juzgado. Pero incluso la lengua a menudo incomprensible. Sin lengua hay incomunicación. Y de nuevo: la soledad del extranjero, el inmigrante, el refugiado. Es una actitud que lleva a encerrarse en sí mismo, o peor aún, en un grupo que se autoexcluye.
 
Hacia una fraternidad universal
Sabemos que la migración es un fenómeno doloroso, que viene de la indigencia y obliga al hombre a buscar en otra parte el trabajo y el hogar.
La presión de pueblos hambrientos no se combate con armas o levantando muros cada vez más altos, si no con la redistribución de aquellos bienes que la avaricia y la codicia han quitado a tantos países del mundo.
Nuestras diócesis suizas viven hace décadas una realidad que no debe ser olvidado. Se han creado en diversos continentes centros de la participación cívica y de evangelización. Nacieron los micro proyectos que promuevan la agricultura, la artesanía, la higiene y la educación. De estas zonas no viene ninguno a nosotros, si no algún trabajador que se especializa en un campo particular para volver a enseñar un nueva actividad a sus compatriotas. Creando condiciones para un desarrollo armonioso, se ponen las bases para una paz duradera. La paz nunca fue construida y nunca se construirá con las armas, sino con la comunión de bienes.
El mal que nos mata es nuestro egoísmo. Cuanto más abrimos la mente y el corazón a la fraternidad, más podemos poner las bases para el nacimiento de un mundo mejor. Si nuestro país se compromete a tomar en serio su lema “Uno para todos y todos para uno”, extenderá a todo el mundo su experiencia de fraternidad”.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies