Seleccionar página

Día de confirmaciones

Día de confirmaciones

areadeservicio91_1-300x168-6472639El pasado día 2 de junio 2012, un grupo de ocho jóvenes fueron confirmados por el obispo José Sánchez en la Misión española en Bruselas. Los jóvenes eran Nicolás, Anahí, Lorena, Luisa María, Nicolás P., Dominique, Daniel, David y dos adultos: Gabriel (camerunés) y Christian (mejicano) acompañados y preparados por el padre Angel Salinas, responsable de la misión Española. Todo intento de realizar con nuestros jóvenes una catequesis mínimamente estructurada y contínua no deja de ser una aventura.

Nuestro recorrido empezó hace dos años con un grupito de seis jóvenes de edades comprendidas entre los 13 y 15 años. Cuatro de ellos son hijos de emigrantes latino-americanos y dos de matrimonios mixtos (española y belga; español y holandesa). Sin dejar de ser una riqueza, la mayor dificultad reside en la gran diversidad en cuanto a situación familiar, social, cultural y vivencia religiosa. Incluso forma parte del grupo una joven discapacitada mental. La mayoría pertenecen a familias divididas, con estancia semanal en casa del padre o de la madre, obligación de cuidar a hermanos menores o poco seguimiento en el crecimiento humano o de fe. Muchos proceden también de culturas con mucha religiosidad pero poca formación en la fe. ¡En este contexto, el conseguir un lenguaje a nivel de valores, de experiencias, de compartir la fe, que pueda llegar a cada uno de ellos, es también parte y resultado del milagro de Pentecostés!
Pero esta es nuestra realidad y estos son nuestros jóvenes a los que acogimos con ilusión, dispuestas a recorrer con ellos este tiempo de preparación al sacramento de la confirmación.
CRECER
Al grupo lo acompañamos dos catequistas: la hna. Agustina Echeto, de la comunidad de Hnas. Terciarias Capuchinas, y la joven salvadoreña, Brenda Escobar, miembro de nuestra comunidad parroquial y que hace unos años recibió también aquí el sacramento de la confirmación.
A lo largo de estos dos años de preparación hemos querido ayudar a estos jóvenes a crecer como personas humanas y creyentes, a compartir y reflexionar sobre los valores humanos y evangélicos y a ser conscientes de la importancia del compromiso cristiano dentro de la Iglesia y para el mundo de hoy. También les hemos ayudado a descubrirse como grupo, a encontrarse con la persona de Jesús y vivir una experiencia de oración, a profundizar sobre los sacramentos y a descubrir la fuerza del Espíritu que de manera especial recibimos el día de la confirmación. Durante este tiempo y dentro del proceso de preparación, los jóvenes han participado en los momentos de catequesis conjunta, en eucaristías, celebraciones y actividades de la comunidad parroquial.
No ha sido siempre fácil mantener la motivación y el compromiso de nuestros jóvenes y eso ha supuesto una lucha contínua ante la realidad de otras opciones y prioridades no sólo por parte de los jóvenes sino también de las familias.
DÍA DE RETIRO
Una vivencia particularmente importante y fuerte se dió el dia del retiro y preparación de la celebración al que se unieron dos jóvenes que siguieron la preparación y catequesis en la comunidad europea y los dos adultos preparados por el padre Ángel. Ese día acompañamos al grupo las dos catequistas, Agustina y Brenda, Angel Salinas, Margarita Perez, catequista, y M. Regina Arguedas. Día de síntesis dando fuerza a los signos específicos del sacramento de la confirmación, a la escucha y reflexión de la Palabra, al Espíritu como don que da fuerza y capacita para ser testigos de Jesús y a la vivencia del sacramento de la reconciliación que dispone a recibir de manera nueva ese mismo Espíritu.
A pesar de la poca homogeneidad del grupo, sorprendió la capacidad de reflexión, intercambio, acogida mutua de las diferencias, respeto y responsabilidad que creó cierta complicidad y unidad dando mayor fuerza y significatividad a lo vivido y compartido.
Por fin, con gran alegría y emoción vivimos el momento fuerte y esperado de la celebración del sacramento la confirmación que tuvo lugar durante la Eucaristía en la iglesia de Saint Servais. Además, como acontecimiento especial, este año tuvimos la presencia del obispo José Sanchez, buen conocedor del mundo de la emigración, quien presidió la Eucaristía acompañado por el director español de Migraciones, José Luis Pinilla, Ángel Salinas, responsable de la Misión, y Jorge Puig, también sacerdote de la misión.
Fue una celebración sencilla, familiar y festiva gracias a la personalidad cercana y serena del obispo, a la colaboración de las jóvenes Brenda-Elisa y Sarah que con sus bellas voces animaron la parte musical, a la actitud atenta, receptiva y responsable de los jóvenes y a la participación de la asamblea que les acompañó en este momento importante para ellos y para toda nuestra comunidad parroquial.
Ahora queda el después… Algunos de estos jóvenes seguirán compartiendo la vida de la comunidad, pero sabemos también que a muchos no los volveremos a ver. Sin embargo nos queda la alegría de haber podido acompañarles y compartir con ellos este pequeño trozo del camino, con la certeza de que Dios no dejará de empeñarse en seguir haciendo crecer en sus corazones la semilla de la fe.
Esta es una pequeña parte de nuestra historia vivida y compartida día a día en este mundo de la emigración donde la dureza de la vida, las rupturas y el sufrimiento no impiden la alegría de la fe compartida, la fiesta y el entusiasmo de la lucha por una vida mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies