Seleccionar página

Inburgeren, Bad-bed-brood y Zwarte Piet

Inburgeren, Bad-bed-brood y Zwarte Piet

Como ocurre en todos los países, hay temas sobre los que los medios de comunicación informan de una manera más constante y amplia. En Holanda, tres han sido los temas en este otoño del 2014: Inburgeren (inserción sociocultural de los inmigrantes), Bad-bed-brood (salud, cama y comida para los indocumentados) y Zwarte Piet (Pedro el Negro).

holanda570-2348106

EL VICEPRESIDENTE
El 14 de noviembre de este año el socialdemócrata Lodewijk Asscher, vicepresidente del gobierno de coalición, puso bajo control e inspección a 4 asociaciones turcas, porque favorecerían insuficientemente el desarrollo de las normas culturales y morales que deben aceptar, o por lo menos respetar, los inmigrantes en la sociedad neerlandesa. Tanto holandeses como turcos aplauden esta decisión como medida útil de integración. Pero otros alegan que la integración es todo un proceso y piensan que ese proceso no va tan mal entre los turcos holandeses.

Cuestionamientos de la sociedad multicultural
A nivel sociológico se escuchan avisos, como que no hay pruebas de que cuanto más contacto haya con el país de origen significará menos integración en la sociedad de la inmigración.
En la enseñanza primaria, quitar a los niños migrantes del horario las clases de propia lengua e historia, como hizo Rita Verdonk siendo ministro, no favorece el desarrollo de la identidad y por tanto tampoco la integración; actuaciones de políticos xenófobos como Pim Fortuin, dando la impresión “No nos quieren” serían contraproducentes, igual que practicar la provocación como método de discusión y de concienciación, lo cual hacia Theo van Gogh; esas dos figuras no actuaron de forma tan fanática como el obsesionado Wilders y su partido PVV, pero ahora que se conmemora que Fortuin y Van Gogh fueron asesinados, se cuestiona seriamente lo positivo de su contribución al proceso de integración.
Otro asunto que en Holanda preocupa y acarrea alarmas es de carácter demográfico: en el año 2011, los habitantes de Ámsterdam descendientes de padre y madre holandeses dejaron de ser mayoría, constituyendo el 49 %.
Además, se comprobó que en el mismo año los jóvenes de menos de 15 años y de origen autóctono bajaron a ser la tercera parte de la juventud.

La mayoría de las minorías está generando lo que se ha llegado a llamar una “super-diversidad” y se observa que ahora ya no se habla de sociedad multicultural sino que reina un personalísmo individualista; la diversidad es demasiado grande para identificarme con alguna comunidad determinada; “ya no tengo casa”, conducta autobiográfica, shopping, “bueno es lo que me cae bien”. Así se hacen visibles hoy día las consecuencias de la gran movilidad humana y del desarrollo impetuoso de la técnica.
En la pastoral se cuenta con “múltiple religious buidling”, pero a nivel personal. A nivel sociológico, un nuevo catedrático amsterdamense Maurice Crul anuncia “la superdiversidad como nueva visión sobre la integración”. En el ambiente personalista de hoy en día un ministro ¿aún hace bien en imponer exigencias duras de integración a las pequeñas organizaciones culturales de extranjeros o ponerlas bajo tutela? ¿Con qué tipo de sociedad nueva se ilusiona el vicepresidente?

HOLANDA CONDENADA POR LA UNION EUROPEA
Hasta los extranjeros recién llegados entienden lo que significa el slogan “Bad-bed-brood” y conocen nombre y apellido del subsecretario del ministerio de justicia Fred Teeven. Pero los indocumentados ya no quieren escuchar ni slogan ni nombre, han quedado desilusionados. Y es que el 10 de noviembre el subsecretario dio a conocer correctamente la sentencia del Comité de Derechos Sociales de la Unión Europea; también admitió que el Comité le había dado tres meses para pensar sobre sus medidas de ejecución a tomar. Pero a los tres meses el señor subsecretario declaró que no se siente obligado a ejecutar la sentencia a no ser que los 28 ministros de asuntos exteriores que se reúnen en enero de 2015, lleguen a acordar una política europea para con los indocumentados. La desilusión de los indocumentados se ha mezclado con una verdadera desesperación. No les falta razón a los indocumentados que se preguntan si tantos ministros pueden llegar a una política común tan positiva en cuanto a los derechos sociales básicos como la Unión Europea defiende en su manifiesto. Y si deciden algo positivo, será después del invierno. ¡Tarde! ¡Cómo pasar las noches del invierno al aire libre en Holanda!, donde bien es cierto que se ofrece cobijo a los sin techo, pero donde los institutos no abren sus puertas a extranjeros recién venidos en plan de trabajo.

Política de desánimo
Holanda no desea ser considerada como una nación xenófoba sino lo contrario; en estudios sobre la historia se explica que la población actual tiene un origen multiétnico, ya que siempre ha querido ser muy hospitalaria; con argumentos que también se refieren al pasado reciente, se defiende la fama de un país siempre abierto a todo tipo de pensamientos e ideas nuevas. Pero después de la segunda guerra mundial se observa la tendencia, para no decir que ya se hacen leyes para desanimar a extranjeros, a quienes se les ocurre venir a Holanda sin pensárselo bien antes, estando aún en su patria. Si hoy día uno no tiene un conocimiento básico y aprobado de la lengua e historia del país, conseguido fuera de Holanda, no te conceden permiso de residencia. Ni cuando se trata de matrimonio o convivencia. Y si la parte en Holanda no gana para mantener a la parte extranjera, tampoco. Refugiados, rechazados, son detenidos; y si no colaboran para retornar, los echan a la calle, sin más, etc. Dicen que todo esto tiene que ver con que los holandeses son amantes de plan, preparación y orden; pero también es fácil de comprobar que esas aficiones y manías se manejan como excusa donde ha faltado la hospitalidad. Y es un hecho que los ministros de extranjería suelen ser de opción política o de idiosincrasia conservadora.

APLAUSO ANUAL PARA UNA PAREJA DE EXTRANJEROS
Hasta hace dos años ocurría esto en Holanda cuando en otoño los días se volvían oscuros. Cantando y aplaudiéndose daba la bienvenida a una pareja misteriosa de extranjeros. Uno era negro, y más oscuro que carbón; el otro era blanco y se le saludaban con “su reverencia”. Era la celebración anual de la llegada en barco de España a Holanda de San Nicolás y Pedro el Negro.
Un guía de Amsterdam lleva ya años explicando a los turistas cómo los holandeses desean celebrar cada año lo bien que se entienden el obispo blanco y su servidor negro y que en la bienvenida ningún holandés piensa en algo discriminatorio; pues los mayores saben que se trata de una pareja de españoles, y los niños aprenden cómo a veces Pedro el Negro pierde su color original, y nada más. Es que los dos son muy buenos; el obispo trae regalos y su servidor echa caramelos, pero si dan con una puerta cerrada, el servidor sube al techo, y entonces bajando por la chimenea queda manchado por el mollín. ¡Solo por ser buenos!

Discriminación denunciada y aprobada
El guía no es el único holandés que en otoño desea seguir celebrando esa fiesta tradicional, y sobre todo infantil, quizás quitando o cambiando cosas en el cuento o en la fiesta que podían oler a discriminación. Pedro el Negro ya aparece este año más blanco que negro, y hasta a veces rojo o azul o multicolor. Ya se admite que Pedro el Negro, siempre muy agil, a veces actuaba de payaso y trataba de divertir a los espectadores como antes en los circos o piezas de teatro se hacía con los enanos. Ahora existe comprensión con los habitantes negros que denunciaron que se sentían ofendidos. Este año, algunos alcaldes se ven obligados a tomar medidas a causa de las sentencias de los jueces, y la gente acepta pero no quiere perder la fiesta folklórica. El pueblo trata de camuflar los aspectos discriminatorios mientras no se sabe cómo quitar y reemplazarlos por elementos nuevos y limpios. ¡A la espera de desagüe y de creatividad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies