Seleccionar página

Quiere recuperar la nacionalidad española

Quiere recuperar la nacionalidad española

A sus 88 años, Maite, como es conocida en Remscheid (Alemania) quiere recuperar la nacionalidad española, que la perdió allá por el año 1955 cuando se casó con Willy, estudiante de medicina en España, y marcharse a vivir al país germano. Mientras tanto disfruta de sus 9 nietas (que hablan perfecto español), de proclamar la lectura en las misas de los domingos, y de la “linea evangélica” del papa Francisco.

 
mariateresa-ok-5121792
María Teresa de Jesús Carrión Cañamero (Maite) nació en Madrid en junio de 1927. Su niñez y juventud, con las turbulencias de la guerra y la posguerra españolas, las pasó en la capital de España. Siendo estudiante en el instituto británico de Madrid conoció a Willy un joven alemán que estudiaba medicina en esa ciudad.
De la amistad pasaron al matrimonio que celebraron en Madrid el año 1955.
Aunque a Willy le faltaba un curso para terminar la carrera de medicina decidieron volver a Alemania. !Se toparon con las fronteras!
Maite, al casarse con un alemán, perdió la nacionalidad española y quedó convertida en apátrida. Sin patria y sin sus apellidos no podia pasar la frontera. Con un pasaporte provisional para 6 meses lograron, Maite y Willy, instalarse en la ciudad alemana de Göttingen. En esa ciudad universitaria, Willy, tuvo que empezar de nuevo la carrera de medicina ya que no le reconocieron absolutamente nada de los cursos aprobados en la Universidad de Madrid. Maite tardó dos años en adquirir la nacionalidad alemana que consiguió después de aprobar los exámenes correspondientes de alemán.
Desde 1957, Maite era la sra. Leben, ciudadana alemana venida de Madrid. Con gratitud recuerda Maite a su vecina de Göttingen que, con paciencia de santa, le dio clases de alemán y compañía facilitándole así la primera integración. Mientras tanto, Willy era ya cirujano y Miate era “Frau Dr. Leben”(la Sra. del Doctor Leben). La familia de Maite tenía 6 hijos, 4 niños y 2 niñas, y en el año 1971 se tasladó a Remscheid, ciudad en la que vive hoy Maite Leben.
Uno de los aciertos más gratos de la vida de Maite es haber acompañado siempre a su marido a todos los congresos en los que participó como especialista sanitario. Esto de acompañar al marido pudo hacerlo ella porque su trabajo era atender a la familia y a la casa.
Willy trabajó en Remscheid como anestesista y falleció el año 1998.
Maite sigue en Remscheid orgullosa de que sus hijos y sus 9 nietas hablen perfecto español. Es, reconoce, su gran mérito y legado. Además, dos de sus nietas quieren ahora conseguir la nacionalidad española.
Esta decisión de sus nietas ha emocionado tanto a Maite que, ella misma, ha retomado el intento de recuperar la nacionalidad española que le arrebataron en 1955 por casarse en España con un ciudadano alemán.
Lamenta, Maite, con tristeza, que el proceso de conseguir/recuperar el pasaporte español esté condicionado por largos y lentos trámites burocráticos en el consulado de Düsseldorf.
Por supuesto que Maite Leben quiere mantener la nacionalidad alemana ya que tiene vínculos y raíces inquebrantables en este país.
Maite tiene, también, un contacto familiar con la Misión Católica de Lengua Española de Remscheid y en las misas de los domingos muchas veces nos ofrece, con su voz recia y clara, la lectura de la Palabra de Dios. Está enamorada de la linea evangélica que nos marca en la Iglesia el papa Francisco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies