Seleccionar página

In Memoriam de Ángel Sánchez de Muniain
Toda su vida, un servicio a la emigración española

<span style='color:#27509b;font-size:18px;font-weight:500;'>In Memoriam de Ángel Sánchez de Muniain</span><br> Toda su vida, un servicio a la emigración española

La vida de Ángel Sánchez de Muniain, navarro de pro, ha girado siempre en torno a la emigración. Europa (Francia y Luxemburgo) han sido el lugar en el que a estado a pie de calle con la emigración y en Madrid, como director de Departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española, desde donde impulsó proyectos y animó en las dificultades. Además, en su vida estuvo siempre muy presente Ventana Europea.

José Antonio Arzoz. España

Ángel Sánchez de Muniáin, nació en Lerín (Navarra), el 23 de enerode 1935, pero su vida transcurrió en Muniain de la Solana. Fue ordenado sacerdote en Pamplona, el 20 de julio de 1958.
Este sacerdote navarro ha dedicado muchos años de su vida al trabajo con migrantes en Europa. Tras sus estudios de teología en Pamplona y Roma, trabajó unos años como coadjutor en la parroquia de Fustiñana, en la ribera de Navarra.

De Fustiñana fue a París, en el año 1963, donde inició su trabajo con migrantes, que fue su pasión y marca personal durante toda su vida. Fue capellán d españoles en Versalles durante 7 años , de 1965 a 1972. En París, además, desempañó el cargo de delegado nacional para las Misiones Católicas Españolas en Francia.

De París se trasladó a Madrid, donde estuvo 9 años, como director del Departamento de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española en el año 1983. Era la década de las grandes migraciones de obreros españoles a Europa y la clase obrera se estaba distanciando de la Iglesia. Hacer que el trabajo pastoral de las Misiones, compuestas por obreros, fuese también un compromiso sociocultural en la emigración, fue un acierto del trabajo que impulsó Ángel. Eran las primeras aplicaciones del Concilio Vaticano II. Casi cuarenta años trabajando con las migraciones españolas.

En Madrid también se implicó directamente a la Conferencia Episcopal con el trabajo social de la Iglesia con migrantes poniendo en marcha la Asociación ACCEM.
A finales de la década de los ochenta, de Madrid marchó a Luxemburgo (“Me cansé de estar en Madrid en un despacho, decía en una entrevista, y queía trabajar con emigrantes y me vine a Luxemburgo”), donde trabajó como capellán de emigrantes hispanohablantes hasta su jubilación. Fueron casi veinte años en Luxemburgo viviendo con los emigrantes y ayudándoles en lo que necesitaban. Además, impartió clases de religión en la Escuela Europea de ese país.

A´ngel tenía muy claro su labor entre los emigrantes. “A mí, la emigración me parece una riquza para el que se desplaza y para el que recibe. Para mí han sido una riqueza no solo los emigrantes a los que yo me he dedicado, sino que, además, estoy muy satisfecho de haberles servido. Por ejemplo, los porugueses que son mayoría aquí en Luxemburgo, han aportado otra forma de vivir, de considerar la familia, de vivir la familia, esos valores que los luxemburgueses no tenían porque son más individualistas, y algo de todo ello se contagia, se recibe. Para mí, la emigración es riqueza fundamentalmente”.

También intensificó en Luxemburgo su actividad musical como miembro del exitoso coro hispanohablante de esa ciudad.

Después de su jubilación volvió a Pamplona donde colaboró pastoralmente en la parroquia de La Asunción y en su coro parroquial.

Ángel ses uno de los fundadores de Ventana Europea. Desde la fundación de la revista siempre estuvo prsente en consjos de de redacción y en reuniones de trabajo. En la sede de la misión d Luxemburgo, los colaboradores más estrechos de la revista se reunieron (en una de esas ocasiones, al principio de la creación de la revista.

Desde Luxemburgo siempre estuvo presente en el quehacer deión de ACCEM, una ONG que trabaja con migrantes y refugiados en España, Ángel ha sido miembro de su Junta Directiva hasta su fallecimiento, que ocurrió en Pamplona, 7 de septiembre de 2021, después de una larga enfermedad que sobrellevó con ejemplaridad y buen humor.

La comunidad emigrante, como sus compañeros en el trabajo en Europa, han estado siempre enormemente agrdecidos, por su vida y su trabajo, como sacerdote, con emigrantes hispanohablantes en el continente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Último número publicado

Novedades

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies